Comprender la importancia de ser mujer

El mundo evoluciona con una velocidad estrepitosa y muchas veces no nos detenemos a comprender lo que realmente importa como mujeres.

Publicidad


“Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso”. Mateo 11:28

Muchas veces, las sobre exigencias que nos depara el quehacer cotidiano nos dejan extenuados, pero al llegar al final de la jornada nos sorprendemos cuando notamos que, a pesar del gran cansancio que sentimos, no podemos dormir plácidamente o pensamientos de angustia se asoman en nuestros pensamientos.

Nos preguntamos: ¿Cuándo obtendré un poco de Paz?

Y no es para menos, las dificultades cotidianas requiere de nosotros un enorme esfuerzo físico y mental que, acumulado en el tiempo puede producir en nosotros sentimientos de creciente ansiedad y depresión. Es, precisamente, en momentos de esta índole en que debemos hablar profundamente con Dios. Aprovechemos esas instancias de desvelo para comunicarnos con El Señor y encontrar en Su Sabiduría la manera de permitirnos el descanso merecido.

Publicidad


“Sólo en Dios halla descanso mi alma; de él viene mi salvación”. Salmos 62:1 

Son muchas y muy variados los motivos por los cuales podemos llegar a sentirnos agobiados: La extensa jornada laboral, los quehaceres domésticos, el cuidado de un familiar transitando una enfermedad grave, la preparación y los nervios que conlleva enfrentar exámenes estudiantiles, los problemas económicos y las tensiones que genera el desempleo. 

Todas estas situaciones inquietantes, sostenidas en el tiempo, nos dan la impresión de estar perdiendo el control de nuestras vidas.

Si estamos predispuestos a recuperar nuestra Paz Espiritual, la de nuestra familia y la de nuestros seres queridos, es imprescindible que hagamos un alto en el camino y busquemos el descanso en la Gracia y Misericordia del Señor para retomar con renovadas fuerzas el acontecer diario.

¿Cómo no sentirnos repuestos, si nuestra fortaleza proviene de nuestro padre Celestial?

Publicidad


“En paz me acuesto y me duermo, porque solo tú, Señor, me haces vivir confiado”. Salmos 4:8

Cuando no podemos conciliar el sueño, es probable que nuestros pensamientos, al volver una y otra vez sobre una misma problemática, se tornen turbulentos.

Nos angustia no saber cómo se van a resolver los conflictos; infinidad de escenas y desenlaces desfilan por nuestra imaginación y pensamos de qué manera vamos a reaccionar ante los distintos escenarios ficticios que nos planteamos.

Cuando al fin comprendemos que El Señor es Soberano de todas nuestras circunstancias y está Presente en cada acto de nuestras vidas podemos renovarnos en Su descanso y solucionar de manera real nuestros problemas.


“El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce”. Salmos 23:1-2

Tengamos siempre presente, entonces, que en Jesús somos llamados a calmar nuestro paso, a aminorar el ritmo desenfrenado que la sociedad moderna pretende inculcarnos.

Nuestros tiempos son los tiempos de Dios y Él nos llama al necesario descanso que refrescará nuestros cuerpos, aclarará nuestras mentes y llenará de Paz nuestros Espíritus.

De esta manera estaremos, además, respaldando al Eterno en Sus propósitos, pero para ello debemos darle importancia al Equilibrio y a la Serenidad para ser miembros activos del Pueblo de Dios renovados y vitales.

Guardemos tiempo para la Pausa en nuestras vidas, teniendo en cuenta que vivir para el Señor empieza cuando comprendemos que podemos descansar en Él.




Artículos anteriores

Sigue el camino de la sanación

Ella siempre estará contigo

Mayo: El mes de la ayuda humanitaria

¿Las Emociones Guían Nuestras Vidas?