¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Abre tu Mente: Aprende sobre Nuevas Enseñanzas

El Corpus Christi o la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo es la forma de celebrar al hijo de Dios. ¿Quiere conocer ahora este festejo?

Publicidad


“Ahora vamos rumbo a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los jefes de los sacerdotes y a los maestros de la ley. Ellos lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen. Pero al tercer día resucitará.” Mateo 20:18-19

La historia de la resurrección aparece en más de cinco lugares en la Biblia. En varios episodios, Jesús anuncia su subsiguiente muerte y resurrección, que él afirma es el plan de Dios Padre. Los creyentes consideran la resurrección de Jesús como parte del plan de la salvación y la redención mediante la expiación del pecado del hombre.

Publicidad


“No está aquí; ¡ha resucitado! Recuerden lo que les dijo cuando todavía estaba con ustedes en Galilea: El Hijo del hombre tiene que ser entregado en manos de hombres pecadores, y ser crucificado, pero al tercer día resucitará.” Lucas 24:6-7

Jesús o los ángeles rodaron la piedra del sepulcro de Jesús, no para que él pudiera salir, sino para que otros pudieran entrar y vieran que el sepulcro estaba vacío, dando testimonio de la resurrección. La piedra pesaba alrededor de dos toneladas y habría sido necesario el esfuerzo de muchos hombres fuertes para moverla. La tumba también fue sellada y vigilada por los guardias romanos.

Publicidad


“El amor de Cristo nos obliga, porque estamos convencidos de que uno murió por todos, y por consiguiente todos murieron. Y él murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado.” 2 Corintios 5:14-15

Había más de quinientos testigos que dieron Fe de la resurrección, entre los cuales se encontraban los apóstoles. El deber primordial de los apóstoles era dar testimonio de la obra de Cristo. De los muchos que vieron a Jesús en su cuerpo resucitado, fueron nombrados sólo un puñado de personas específicas en los evangelios.



“De hecho, ya que la muerte vino por medio de un hombre, también por medio de un hombre viene la resurrección de los muertos.” 1 Corintios 15:21

Después de descubrirse la tumba vacía, Jesús hizo una serie de apariciones a los discípulos. Él no era reconocible de inmediato, primero se apareció a María Magdalena, pero ella no lo reconoció al principio. Cuando se apareció por primera vez a los discípulos en el Cenáculo, Tomás no estaba presente y no quiso creer hasta una aparición posterior, donde fue invitado a poner su dedo en los agujeros en las manos y el costado de Jesús. 

“En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda también estaremos unidos con él en su resurrección. Sabemos que nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado.” Romanos 6:5-6



Junto al mar de Galilea animó a Pedro a servir a sus seguidores. En el camino a Damasco, Saulo de Tarso, entonces el mayor perseguidor de los primeros discípulos, se convirtió después de tener una extraordinaria visión y escuchar a Jesús, lo que lo dejó ciego durante tres días. Saulo más tarde sería conocido como el apóstol Pablo, uno de los misioneros más importantes.




Artículos anteriores

Alimento para tu Esperanza

Recupera tu Voz Interior