Pilares fundamentales para tomar decisiones correctas

Recuerda siempre que nuestro camino es guiado por decisiones acertadas. Encuentra en el siguiente artículo maneras de no desviarte nunca.

Publicidad

Dar tu vida por otros

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16

En el acto de amor más grande que jamás se haya visto, Jesús se entregó por nosotros. Esto es algo que dice mucho del amor que Él nos tiene y que conlleva una gran cuota de humildad y misericordia. 

Recordemos entonces este acto a la hora de orar, teniendo presente agradecerle en todo momento todo lo que constantemente Él hace por nosotros.

Publicidad

Ama incondicionalmente

“Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.” Juan 4:19

Sin importar lo alejados que nos encontremos de su camino o los pecados que en el pasado hayamos cometido, nuestro Señor es dueño de una fuente de amor inagotable y su bondad no conoce límites. 


Recordemos que Él predicó tanto con el ejemplo como con la palabra, llevando así su mensaje de amor eterno al mundo entero. Nada más reparar que siempre nos vio como hijos suyos o como ovejas de su rebaño que siguen fielmente a su pastor debido a la confianza que Él genera.

Publicidad

Enseña constantemente

“Si alguien afirma: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto.” Juan 4:20

Tan sólo estudiar su santa palabra escrita en la Biblia, acaso el legado más importante que nos haya podido dejar, amén de su amor.


En cada hoja de las Sagradas Escrituras podemos hallar todo tipo de enseñanzas, una perfecta guía que nos ayudará a comprender el por qué obró de la manera en que lo hizo pero que además nos indica el camino a seguir para ser mejores.

Perdona

“Por tanto, hermanos, sepan que por medio de Jesús se les anuncia a ustedes el perdón de los pecados. Ustedes no pudieron ser justificados de esos pecados por la ley de Moisés, pero todo el que cree es justificado por medio de Jesús.” Hebreos 13:38-39

Sin importar verdaderamente cuál fue nuestro pecado u ofensa cometida, razón o circunstancia.


El perdón de Dios a sus hijos se encuentra casi implícito, Él tan sólo pide a cambio que nuestro arrepentimiento sea puro y sincero, de corazón. Es por eso que Él también pide que perdonemos a los que nos ofenden de la misma manera que Dios lo hace.

No abandona nunca

“Sea vuestro carácter sin avaricia, contentos con lo que tenéis, porque El mismo ha dicho: nunca te dejaré ni te desampararé” Hebreos 13:5

Ni jamás lo hará, porque andando el camino del Señor por algún rato ya, debemos ser conscientes de su inmensa misericordia y amor, razones por las cuales siempre podremos contar con su compañía y consejos de bien.


Ni siquiera importa si nos hemos alejado de su camino por un largo tiempo para luego volver, siempre contaremos con el amor de Dios. Entonces recordemos nuestra misión que nos hace verdaderamente importantes para Él: hagamos todo con amor.



Artículos anteriores

Mirando Hacia el Futuro

Aprendiendo de los Errores

Abre tus Ojos: Ponte de Pie