Aquí y ahora: el cambio que necesitas

Es hora de cambiar la manera en la que pensamos en algunos aspectos. Elijamos entonces, la manera en la que Dios lo hace y nos guía en su Gloria.

Publicidad


Luchadoras

“La mujer agraciada alcanza honra, y los poderosos alcanzan riquezas.” Proverbios 11:16

A través de las paginas de las Sagradas escrituras podemos ver claros ejemplos de mujeres que luchan y, no por nada María y María Magdalena fueron la dos mujeres que se encontraban al pie de la cruz cuando Cristo fue crucificado. El concepto de la mujer luchadora muchas veces se enfrenta con el de la mujer sumisa criada para servir al hombre, pero personalmente creo que es elección de cada uno ver a la mujer como le parezca. Ante los ojos de Dios la mujer es luchadora y logra todo aquello que se proponga siempre y cuando la causa sea buena para Cristo.

Publicidad


Poderosas

“De igual manera, las mujeres deben ser dignas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo.” Timoteo 3:11

Partiendo de la base que la mujer engendra vida, eso solamente la dota de un poder extraordinario, situándola no a la par del hombre, sino en un lugar distinto que solamente ella ocupa, gracias a las vicisitudes por las que tiene que atravesar para dar vida pero más que nada porque no hay nada que la detenga cuando se propone algo. El poder en la mujer reside en el poder del amor y todo lo que se puede lograr si creemos con todo nuestro corazón.

Publicidad


Maternales

“Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al Señor, ésa será alabada.” Proverbios 31:30

Este es un concepto que se desprende del anterior, en el cual el poder que Dios le otorga a la mujer para concebir la vida también conlleva otra cualidad latente que es el de ser maternales. Pero me parece importante hacer una aclaración al respecto, y es que la cualidad de ser maternal no necesariamente tiene que ver con que la mujer sea madre, sino que tiene que ver con el cuidado y la preocupación por los demás, el estar pendientes de los detalles y de otras tantas cosas que, por más que a otros les duela, no se ven en el género masculino.


Inteligentes

“Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” Génesis 2:24

Lejos de adentrarnos en los estereotipos que pretenden definir a la mujer y lejos de tratar de establecer una polémica donde sinceramente no la hay, nos aventuramos a reconocer a la mujer como reiteradamente alguien que resuelve más que el hombre. Al decir esto nos basamos en que ellas pueden ser más cerebrales, lo que les da la ventaja de abstraerse de los problemas para encontrar una solución más rápida y mejor y, al mismo tiempo, consiguen refrenar sus impulsos cuando no les es conveniente.




Artículos anteriores

5 Enseñanzas para estar siempre en Paz