¿Cómo lo Hicieron? Cinco Grandes Proezas Bíblicas

Proezas descomunales, algunas de proporciones bíblicas y otras extrañamente imposibles. Echemos un vistazo a estos ejemplos divinos.

Publicidad

“—Porque ustedes tienen tan poca Fe —les respondió—. Les aseguro que si tienen Fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrán decirle a esta montaña: “Trasládate de aquí para allá”, y se trasladará. Para ustedes nada será imposible.” Mateo 17:20

La construcción del arca. Dios le proporcionó a Noé los conocimientos y las herramientas para construir tamaño proyecto de barco. Noé tuvo para la construcción del arca 120 años y en un lugar desértico y apartado lejos de todo cuerpo de agua. Mientras construía el Arca, Noé y su familia fueron objeto de burlas diarias por parte de sus vecinos quienes venían a hostigar y ofender de cómo Noé construía un barco en pleno desierto.

Publicidad


“Entonces Jesús tomó los cinco panes y los dos pescados, y mirando al cielo, los bendijo. Luego los partió y se los dio a los discípulos para que se los repartieran a la gente. Todos comieron hasta quedar satisfechos, y de los pedazos que sobraron se recogieron doce canastas.” Lucas 9:16-17

La separación de las aguas del mar rojo. Tras la liberación forzada de los Israelitas esclavos por parte fe Faraón y a raíz de las plagas sufridas, ambos pueblos emprenden camino hacia el mar rojo. Los de Faraón, al ver a sus esclavos huir, persiguen a los liderados por Moisés, quien extendiendo su bastón sobre las agua, comienza a soplar el viento del este que les abre camino hacia la libertad.

Publicidad


“Los discípulos, al verlo caminar sobre el agua, creyeron que era un fantasma y se pusieron a gritar, llenos de miedo por lo que veían. Pero él habló en seguida con ellos y les dijo: «¡Cálmense! Soy yo. No tengan miedo.” Marcos 6:49-50

David versus Goliat. Que el débil y joven David derrotara al soldado de casi 3 metros Goliat, al que todos temían, no puede ser explicado de otra manera que con la palabra Fe. Recordemos que frente a las armas que llevaba el enemigo, David solamente llevaba nada más y nada menos que el nombre de Jehová.


“-Les aseguro que si tienen Fe y no dudan- les respondió Jesús-, no sólo harán lo que he hecho con la higuera, sino que podrán decirle a este monte: “¡Quítate de ahí y tírate al mar!”, y así se hará.” Mateo 21:21

Juan el bautista arriesgando su salud para bautizar a los enfermos de virus de ébola. Para Juan siempre fue importante llevar la palabra de Dios a aquellos que más la necesitan, a través del ejemplo y a través del sacramento del bautismo, una llave que nos acerca un poco más a Cristo. Sólo su amor por Dios lo llevó a cometer tal acto.


“En ese momento entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; y vio y creyó. Hasta entonces no habían entendido la Escritura, que dice que Jesús tenía que resucitar.” Juan 20:8-9

María, madre de Jesús. Contar con la fortaleza y la humildad para afrontar habladurías y calumnias nos perfila un poco lo que tuvo que atravesar María luego de la anunciación. Su pureza era tal que hasta José, su propio marido, la acompaño como debía y la amó incondicionalmente.