¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Septiembre: El Mes de la Inspiración Divina

Descubre un modo novedoso de recibir un mensaje de Sanación Infinita. Los siguientes versículos te abrirán camino hacia la salvación.

Publicidad


“De modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes.” Colosenses 3:13

La inspiración necesaria para poder seguir adelante proviene únicamente de Dios. Él nos mostró que debemos amarnos entre hermanos y hermanas, respetarnos y ayudarnos ante la adversidad.

Todo lo que podemos conocer y aprender en la Biblia y en sus versículos, nos dejarán enseñanzas necesarias para respaldar cada decisión y acción en nuestra senda de bien.

Tengamos presente aportar un granito de arena diario y cotidiano para cultivar la virtud del perdón y así llegar a amar incondicionalmente al Padre Celestial.

Publicidad


“No juzguen, y no se les juzgará. No condenen, y no se les condenará. Perdonen, y se les perdonará.” Lucas 6:37

Para concretar el perdón debemos poder materializar el amor en nuestras vidas. Debemos recordar esta premisa siempre ya que al generar una actitud empática hacia las personas que lo requieran, lograremos conectarnos profundamente con esos seres.

Sólo así llegaremos a ponernos en el lugar de la otra persona y comprender lo que observa y vive mediante su mirada y sus emociones.

Mediante el acto del verdaderamente sincero arrepentimiento lograremos vislumbrar el umbral de la Fe auténtica. 

La naturaleza del prójimo es única y el Señor nos invita a descubrirla de un modo solidario y único.

Publicidad


“El que perdona la ofensa cultiva el amor; el que insiste en la ofensa divide a los amigos. “ Proverbios 17:9

Dios tiene la capacidad y la humildad necesaria para perdonarnos siempre. Debemos intentar hacer lo mismo con las personas que nos rodean. De esta manera mantendremos activos nuestros sentidos durante el camino de evolución espiritual que significa marchar junto al Señor.

Un constante esfuerzo luchando contra los distintos obstáculos que nos darán virtudes nuevas, nos acercarán herramientas para combatir el egoísmo y vencerlo mediante el acto de perdonar y amar.


“Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.” Efesios 4:32

Amando y solidarizándonos con esas personas que nos ofenden, crecemos como hijos e hijas del Padre Celestial.

Las puertas del verdadero perdón se nos abren de par en par cuando comprendemos la igualdad de bendiciones que poseemos en este mundo.

Nuestras experiencias de vida individuales, nos ayudan a contrastar todo lo aprendido junto al Espíritu Santo, lo que representa un constante aprendizaje y una enseñanza completa por parte del Señor. Crezcamos hoy perdonando y amando a quienes nos hayan ofendido.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Consiguiendo un Espacio de Paz Mental

Actualizando Nuestra Energía Vital

Despejando el Camino de Incertidumbres

Fortaleciendo Nuestra Confianza