¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Consiguiendo un Espacio de Paz Mental

Para poder crear un momento y un lugar especial para tí debes primero enfocarte en un objetivo concreto. Explora los siguientes versículos para conocer tu destino de vida.

Publicidad


“¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aún cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré! Grabada te llevo en las palmas de mis manos; tus muros siempre los tengo presentes.” Isaías 49:15-16

La Paz mental que buscamos día a día puede ser concebida desde un espacio de conexión con el Espíritu Santo.  La comunión familiar también puede ser un lugar de construcción emocional y espiritual para alcanzar el equilibrio buscado.

Debemos recordar que cultivando el amor con nuestros seres queridos lograremos construir lazos fuertes entre familiares y personas cercanas. Esto también traerá paz a nuestros corazones que muchas veces recibieron el apoyo de estas personas. Seres queridos que nos ayudaron en todo momento de la vida.

Resultan ser estas personas especiales las que nutren nuestra conexión con el Señor y sus bendiciones.

Publicidad


“Pero el amor del Señor es eterno y siempre está con los que le temen; su justicia está con los hijos de sus hijos, con los que cumplen su pacto y se acuerdan de sus preceptos para ponerlos por obra.” Salmos 103:17-18

Poder encontrar el momento de nuestro día para sentir que incorporamos esa energía reparadora es el primer paso.

Aprendiendo y comprendiendo que cada persona cuenta con una realidad distinta, y necesidades diferentes, tenemos que poner en claro qué resultará mejor nuestros requerimientos personales: conectarnos con el Espíritu Santo no requiere de mucho esfuerzo si conocemos la Palabra Sagrada de Dios.

Recordemos que vivimos de acuerdo a la voluntad del Padre Celestial que nos ubica en un destino único y hermoso.

La clave para lograr y mantener unida la Paz y nuestros corazones resulta en la dedicación y la constancia. Conectar nuestros pensamientos, emociones y decisiones en unión con la Fe y El Señor, es el segundo paso para lograr cualquier objetivo que nos planteamos en la vida.

La armonía y la empatía serán aliadas fundamentales para que podamos integrar la paz a nuestros corazones desde un lugar misericordioso, como lo hizo Jesús con todos sus discípulos.

Publicidad


“El Señor cumplirá su propósito en mí; eterna, oh Señor, es tu misericordia; no abandones las obras de tus manos.” Salmos 138:8

Otra manera de lograr eza pas interior es ofreciéndonos personalmente como instrumentos de sanación del Padre Celestial. Dios nos prepara como hijos e hijas en su Gloria para que intercedamos muchas veces en el camino de algunas personas que se encuentran perdidas.

Así como también en nuestras vidas aparecen ciertas personas que nos muestran maneras de superar los escenarios de conflicto. Estos ángeles se aparecen en distintas formas y momentos del recorrido y debemos estar con nuestra mente y nuestros corazones abiertos para recibir su luz.


“La mente del hombre planea su camino, pero el Señor dirige sus pasos.” Proverbios 16:9

La Fe junto con la esperanza que logremos producir todos los días que salimos de nuestro hogar, es el mapa que nos permite transitar con respeto, con amor y con muchas bendiciones la vida. El Señor nos proveerá siempre de la paciencia y de su sabiduría infinita para poder sortear los obstáculos que se nos presenten. 

También debemos tener momentos especiales para poder orar y conectarnos con el Padre Celestial. Estos diálogos privados y personales nos darán una fuerza vital repleta de esperanza y de Fe superior.

La lectura de la Biblia o de algún pasaje o versículo, nos permitirá crear un espacio más rico y saudable entre el Señor y nuestra paz interior. 

Nuestro Padre Celestial nos guiará en todo momento y quiere que nos acerquemos a aquellas personas que debemos perdonar: aprenderemos a recuperar nuestro equilibrio a partir de este acto de Fe.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Actualizando Nuestra Energía Vital

Despejando el Camino de Incertidumbres

Fortaleciendo Nuestra Confianza

Una Manera Única de Dar el Ejemplo