¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Construyendo una Relación con tu Espiritualidad

Poder cultivar diariamente nuestro vínculo con la Fe nos permitirá sentirnos de un modo único. Aprende en el siguiente artículo a tener una visión clara de adonde te diriges en este camino de luz.

Publicidad


 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí”. Juan 14:6

Si te detienes a pensar un poco, lo esencial es tu cuidado, eres un ser vivo del Reino de Dios, y mereces lo mejor bajo sus bendiciones. Pero la persona responsable de tu cuidado, eres tú.

Tienes todas las condiciones para evolucionar sanamente y tener una buena vida. Pero debes trabajar para ello. Escucha la voz interior que se conecta con el Espíritu Santo que nutrirá tu cuerpo llenándote de energía.

No te acerques jamás a los venenos ni a los pecados. Sólo te brindaran destrucción del lugar sagrado de tu ser: tu alma y tu corazón. 

Si ya lo has hecho debes saber que puedes dejarlos, debes pedir ayuda si sientes que te es muy difícil solo. Los malos hábitos te desaniman y destruyen. Apártate de ellos de inmediato y retoma el sendero de tu cuidado y del respeto por los valores de la FE. Cosecharás cosas buenas para tí y los tuyos si escuchas a Jesús que nos nutre con amor y pureza. 

Publicidad


“Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios”.  Juan 6:33

A veces tenemos la fantasía de que nuestra relación con el Señor posee una justicia distributiva, que se desarrolla en un mundo ideal, en donde todo lo que se da se recibe en la misma medida.

Te mantienes pensando que no existen desequilibrios ni diferencias, sino que los sentimientos siempre son correspondidos de la misma manera, en su misma cantidad.

¿Realmente consideras que puedes entablar ese vínculo con tu corazón?

Algunas personas sentirán enamoramiento a la primera semana, mientras otros irán cimentando sus emociones y comprendiéndolas lentamente, sintiendo amor a los meses o años de iniciada una relación con Jesús.

Publicidad


“Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios”. 1 Corintios 10:31

No es necesario apurarse, pero si sientes que necesitas profundizar tu vínculo con el Espíritu Santo, puedes comenzar ya mismo. Si te interesa, puedes hacerlo hoy mismo: es tiempo para buscar vías de cuidado de tu propio cuerpo y mente.

Lee la Palabra de Dios, todo lo relacionado con nutrirte bien, aprender a cocinar y comer de forma saludable, eliminar vicios de tu cotidianeidad.

Tú lo sabes: cada cambio que hagas será bienvenido en tu vida y lograrás generar nuevos hábitos que te bendecirán con mejoras de salud. 


“Porque en ti está la fuente de la vida; en tu luz vemos la luz”. Salmos 36:9

El día de hoy tendrás una tarea que te ayudará a conocerte: harás un ejercicio mental con recuerdos del pasado. Armarás un collage imaginario.

Busca momentos de tu vida pasada, Abre ese baul de la memoria sin miedo. Conecta y trae las imágenes que reflejen tu vida o tus intereses más genuinos. Piensa en este collage como tu autobiografía. Piensa en 10 momentos importantes de tu vida y pon un título a cada uno. Incluye tu pasado, tu presente, tu futuro y tus deseos.

Sigue sacando hasta que tengas una buena cantidad de imágenes Ahora organiza esos recuerdos en el orden que quieras. ¿Cómo resultó el collage? ¿Te sientes bien con esas imágenes? ¿Muestran alegría, tristeza, melancolía? ¿De estos 10 momentos, cuál es tu preferido? ¿Por qué? ¿Qué tiene de especial?

El respeto a tu esencia, a la tierra de la que provienes, te llevarán en el camino correcto. A veces los resultados tardan, pero la vida tiene su ciclo, si la tierra es fecunda y la semilla buena, el resultado aparecerá. Y será una cosecha fuerte y rica. Ocúpate de la siembra y ten paciencia, porque nadie cosecha antes de sembrar.





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Liberándote del Pasado

Reparando Heridas del Corazón