¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Despejando la Queja que Anula Ideas

Muchas veces las quejas o dudas en la vida no nos permiten tomar las decisiones más alineadas con nuestro ser interior. Explora el siguiente artículo para reencontrarte con ese camino de bendiciones.

Publicidad



"Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer de tu juventud, Como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, Y en su amor recréate siempre." Proverbios 5:18-19

El amor, esa emoción tan poderosa que llena nuestros corazones y nos impulsa a ser mejores seres humanos. Sin embargo, en medio de las complejidades de la vida, a menudo perdemos de vista la importancia de sentir y expresar ese amor. Nos sumimos en nuestras dudas y miedos, y nos alejamos de la maravillosa experiencia de amar y ser amados.

Es en estos momentos cuando debemos abrir nuestros corazones y confiar en otros, ya que esto nos brinda la oportunidad de ejercitar la paciencia, la escucha activa y, sobre todo, el amor propio.

Encontrar a alguien con quien conectamos de manera especial es un regalo divino. Pero el amor, como una planta preciosa, requiere cuidado y atención constantes. Para cultivar este amor, debemos incorporar valores y prácticas que nutran nuestro camino hacia la iluminación del alma.

Si sentimos que hemos encontrado a la persona indicada, es responsabilidad de ambos nutrir y fortalecer esa conexión día tras día. Juntos, podemos construir una red de apoyo emocional que nos ayudará a sobrellevar los desafíos de la vida.

Publicidad


"Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor. Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y Salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo. Así como la iglesia se somete a Cristo, también las esposas deben someterse a sus esposos en todo.” Efesios 5:22-24 

Trabajar en equipo es esencial para sentirnos plenos y realizados en una relación. No obstante, también es crucial recordar que existen reglas de convivencia que debemos seguir para mantener a la otra persona en sus momentos más difíciles. Brindar apoyo y aliento en la persecución de los sueños y metas personales de nuestra pareja es fundamental para establecer la confianza necesaria que sustentará un amor que se multiplicará en el futuro.

Así como Jesús sacrificó mucho por amor a su familia y a la humanidad en la cruz, nosotros también debemos aprender a recibir el amor de los demás. En ocasiones, el temor al sufrimiento puede endurecer nuestros corazones, impidiéndonos disfrutar del amor mutuo que se nos ofrece. No obstante, es esencial que tomemos la decisión de abrirnos al amor y de permitirnos ser amados. La libertad que viene con el amor mutuo es un regalo precioso.

Publicidad


Precisamente por eso, esfuércense por añadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento; al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.” 2 Pedro 1:5-7

Si aún no has encontrado a ese ser especial en tu vida, no te desanimes. Confía en que en el plan del Padre Celestial, hay alguien esperando para cruzar su camino con el tuyo. Mantén la esperanza y continúa buscando, porque cuando finalmente encuentres ese amor verdadero, descubrirás que todos los esfuerzos y desafíos valieron la pena.

Un amor verdadero no se encuentra de la noche a la mañana. En el plan divino, todo tiene su tiempo. Mientras tanto, debes trabajar en ti mismo, cultivando el amor propio y abriendo tu corazón a la posibilidad del amor verdadero.


“Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo. Si caen, el uno levanta al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante! Si dos se acuestan juntos entrarán en calor; uno solo ¿cómo va a calentarse? Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir. ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente!” Eclesiastés 4:9-12

No cabe duda de que el amor es uno de los mayores regalos que la vida nos brinda. Nos llena de alegría, nos da fuerza para superar obstáculos y nos conecta con lo divino. Sin embargo, para disfrutar plenamente de sus bendiciones, debemos estar dispuestos a trabajar en nuestras relaciones, nutriéndolas con amor mutuo y confianza.

Si tienes la dicha de encontrar a alguien con quien compartir este viaje, tu vida se colmará de alegría y plenitud. Si aún no has encontrado a esa persona especial, no te desanimes. El amor verdadero aguarda en algún rincón del tiempo, listo para cruzar tu camino. ¡Sigue buscando y nunca pierdas la fe!




Versículo diario:


Artículos anteriores

Verificando la Fe en Nuestro Interior

Extiende la Alegría a tu Hogar

Decidiendo un Futuro de Paz

El Ejercicio Justo para el Corazón

Reviviendo Nuevamente la Esperanza

Aprendiendo de lo que Ya Vivimos