¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

El Agradecimiento: La Base del Crecimiento Espiritual

Logremos conectar a nuestros seres queridos con esta energía de vida. Explora en el siguiente artículo maneras para sentir esa vitalidad.

Publicidad


"Mantengamos firme la esperanza que profesamos, porque fiel es el que hizo la promesa." Hebreos 10:23

Si percibimos que todo nuestro desarrollo de vida estuvo guiado por personas y por El Señor, comprenderemos entonces que ambas partes deben ser honradas.

Para poder estar en paz con nuestro Padre Celestial, tenemos muy claro que algunas herramientas como la oración, la lectura de la Biblia o el estudio de algunos versículos y devocionales, nos ayuda a profundizar nuestra conexión con la Fe.

Con nuestra familia y con nuestros seres queridos, tenemos algunas herramientas y acciones para poder profundizar nuestro vínculo con el amor.

¿Te preguntas cómo? Estamos a un paso de poder avanzar con un salto hacia el Espíritu Santo y la Fe.

Publicidad


“Así, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu.” 2 Corintios 3:18

En los momentos en que nos encontremos frente al Señor, podemos acercarnos desde el lugar más sincero. Él nos conoce y nos guía en su senda de iluminación y Gloria. Nos escuchará siempre y estará cerca para darnos paciencia y esperanza para superar cualquier adversidad.

Lo mismo nos sucederá con las personas que nos rodean, nuestro entorno más cercano. Esos amigos o amigas que nos conocen desde siempre y que nos ayudarán en cada circunstancia que necesitamos hablarles o compartirles una inquietud personal.

En ambas situaciones, tenemos que estar en eterno agradecimiento, ya que la luz y las bendiciones que nos hacen llegar estas personas, y El Padre Celestial, resultan ser nuestras guía infinitas hacia nuestro destino de Fe.

Publicidad


“y Él te guiará a Su perfecta voluntad. De hoy en delante debes buscar a Dios de manera daría y hacerle tu sustento. Háblale como un hijo a su padre y Él te responderá.” Gálatas 3:27

Si logras depositar llenarte de un sentido de gratitud por todo lo maravilloso que pasa en tu vida será la clave de este tránsito que llevas adelante día a día por el camino de luz de nuestro Salvador. Estás en una etapa de aprovechar las bendiciones que tienes, de vivir y valorar el presente, de disfrutar el día día con intensidad y consciencia.

No vale la pena estar con preocupaciones por lo que ya pasó y tampoco por lo que va a pasar. Poder estar con foco en el ahora y en las oportunidades que nuestro Padre Celestial nos otorga para sanar y mejorar en la vida, nutrirá tu cuerpo y tu alma.

Es una etapa dedicada al agradecimiento: por los dones que tienes, por tu familia, tus amistades, tus oportunidades. ¿Ya oraste en agradecimiento?


“Allí él quitará la nube de tristeza, la sombra de muerte que cubre la tierra. ¡Él devorará a la muerte para siempre! El Señor Soberano secará todas las lágrimas y quitará para siempre los insultos y las burlas contra su tierra y su pueblo. ¡El Señor ha hablado! En aquel día, la gente proclamará: « ¡Este es nuestro Dios! ¡Confiamos en él, y él nos salvó!” Isaías 25:7-9

Comenzar tu día valorando los espacios que en este último año se han convertido en tus hogares. Valora el cariño que te ha brindado el Señor, el calor que te ha acompañado en cada paso.

Has logrado relaciones familiares llenas de armonía y felicidad, te ha costado esfuerzos enormes pero has salido llegar a un equilibrio en el cual cada uno en la familia cuenta con su espacio de individualidad. Recordando siempre la comunión, el amor y la paz que amalgama a cada familia y ser querido que compone tu círculo más cercano.

Seguramente queden algunos temas y cuestiones para resolver, pero apostando y buscando el modo de mejorar y compartir tiempo en común con cada uno de tus familiares, pensando en salidas, y viajes. Buscando espacios y momentos para poder unirse en el amor y el respeto que Jesús nos inculcó en la cruz.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Oraciones y Plegarias del mes de Julio

En La Puerta del Cielo

Registrando un Viaje Hacia tu Bienestar

Un Buen Ejemplo en la Vida