¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

El Compromiso del Cambio

La oportunidad de cambio debemos tomarla como un desafío único y especial que se nos presenta en el camino. Explore en los siguientes versículos el modo de iluminar nuevamente sus pensamientos.

Publicidad


“Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor.” Efesios 3:16-17

Es verdaderamente curioso cómo funciona la mente humana en términos de conducta. Por momentos el eenojo y la frustración se pueden ir transformando de a poco en autodeterminación y fuerza para conseguir un objetivo.

El resultado siempre dependerá de nuestras intenciones, nuestra perseverancia y la Fe que tengamos al momento de avanzar por el camino de luz.

Publicidad


“Precisamente por eso, esfuércense por añadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento; al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.” 2-Pedro 1:5-7

Fallar puede tener efectos diferentes en nuestra vida. Podemos desesperarnos y bajar la guardia, o podemos permanecer determinados hasta que pase la tormenta y regrese la calma.

Y esta es una parte importante al caminar con Dios en la Fe: asegurarnos de no permitir que un fracaso nos derrote. Sólo porque una puerta se ha cerrado, no significa que ella permanecerá de esa forma para siempre y que no se abrirá en el futuro.

Por eso me parece importante hablar de cómo un mero inconveniente -a veces pequeño, otras veces grande, dependiendo de la óptica con la que se lo mire- nos puede provocar abandonar toda empresa o, muy por el contrario, empeñarnos en lograr nuestro objetivo decididamente.

Y todo este pensamiento me lleva, una vez más, al camino del Señor y a reflexionar acerca de la importancia de nuestra Fe en la vida: La Fe es aquello que no nos deja caer, es el norte de nuestra brújula que nos indica el camino cuando nos encontramos perdidos, por eso es importante que la cultivemos y que la fortifiquemos para que siempre que lo necesitemos podamos apoyarnos en ella.

Publicidad


“Porque ustedes tienen tan poca fe —les respondió—. Les aseguro que si tienen fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrán decirle a esta montaña: Trasládate de aquí para allá, y se trasladará. Para ustedes nada será imposible.” Mateo 17:20

Es importante comprender que la renuncia a nuestros objetivos ante la primer decepción, habla de nuestra falta de compromiso con aquello en lo que creíamos: una falla que se ve reflejada en cómo construimos y fortificamos nuestra Fe en Cristo.

La determinación por lograr nuestro objetivo se relaciona con el hecho de poner a prueba nuestra fe y no con un sentimiento de grandeza que signifique pasar por encima de los demás y acometer cualquier acción sólo para satisfacer nuestros objetivos.

Es hacer y comprometernos con los cambios a los que nos llama el Señor, sirviendo tanto a Él como a nuestros hermanos.

De esta manera ,podemos seguir el destino que Dios tiene guardado para nosotros, pero no de manera automática, sino de forma gradual a través de nuestro sacrificio. Tan sólo debemos recordar que junto a Dios, todo lo podremos.





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Hazme un instrumento de tu paz

Demostrando Nuestras Bondades

Liberándote del Pasado