¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

El Milagro de la Enseñanza de la Oración

Si logramos transmitir los valores y pilares fundamentales de la vida lograremos alcanzar profundamente al Espíritu Santo. Descubre en el siguiente artículo la manera de seguir adelante por el camino de la iluminación celestial.

Publicidad


“Ahora vamos rumbo a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los jefes de los sacerdotes y a los maestros de la ley. Ellos lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen. Pero al tercer día resucitará.” Mateo 20:18-19

La oración, además, nos ayuda a mantener una conexión más cercana con nuestro Padre celestial. Al dedicarle un tiempo a la oración, estamos demostrando nuestra fe y nuestra confianza en Él, lo que nos permite crecer espiritualmente y acercarnos más a Él.

La oración nos permite también pedir perdón por nuestros pecados y pedir la fuerza para seguir adelante y ser mejores personas.

No hay una forma única de orar, cada persona puede hacerlo de la manera que más le sea cómoda y que le permita conectarse mejor con Dios.

Publicidad


“Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.” 1 Tesalonicenses 5:16-18

Algunas personas prefieren hacerlo en la privacidad de su habitación, otras en una iglesia o templo, y otras prefieren hacerlo en medio de la naturaleza. Lo importante es encontrar un lugar y un momento donde nos sintamos cómodos y podamos concentrarnos en la oración.

La oración en familia también es muy importante. Cuando oramos en familia, estamos fortaleciendo los lazos familiares y al mismo tiempo fortaleciendo nuestra fe. Es una forma de compartir nuestras preocupaciones y pedir ayuda unos a otros, y también de agradecer juntos las bendiciones recibidas.

Cualquier momento de la semana nos genera un espacio especial para la oración y la reflexión en familia. Pensando en la Semana Santa que nos nutre de enseñanzas y nos recueda una época de sacrificio que Jesús hizo por nosotros y para agradecer su amor incondicional.

Publicidad


“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7

Es también un momento para reflexionar sobre nuestras propias vidas y pedir perdón por nuestros pecados. La Semana Santa es un momento para acercarnos más a Dios y para renovar nuestra fe en Él.

Podemos tomar el tiempo para reflexionar sobre nuestras vidas y hacer un examen de conciencia. Podemos orar en familia, meditar sobre la Pasión y Muerte de Jesús, y pedir perdón por nuestros pecados. También podemos hacer sacrificios, como abstenernos de comer carne durante la Cuaresma, para demostrar nuestra devoción a Dios.

La oración no solo nos ayuda en momentos difíciles, sino que también nos permite disfrutar de momentos de alegría y agradecer a Dios por las bendiciones recibidas. En nuestra vida diaria, es importante hacer una pausa y dedicar un tiempo a la oración, para que podamos mantenernos conectados con Dios y sentir su amor y protección en todo momento.


“Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.” Mateo 6:6 

Poder acercarnos a las nuevas generaciones dándoles algunas indicaciones o contándoles en algunos escenarios en donde la oración nos resultó ser una herramienta poderosa que nos ayudó a mantenernos conectados con Dios y a recibir su guía y protección en todo momento permitirá incorporar los valores de la Fe a los más pequeños y pequeñas.

Es importante hacer de la oración una rutina cotidiana y dedicarle un tiempo diario, tanto en solitario como en familia. En esta Semana Santa, podemos aprovechar para fortalecer nuestra fe y acercarnos más a Dios a través de la oración y la reflexión en familia. Recordemos que la oración nos da confianza, nos trae paz y nos permite vivir de acuerdo a la voluntad de Dios.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Tomando Ejemplos en la Vida

Erradica la Ansiedad de tus Días

Cambiando la Vida Rutinaria

La Paciencia: Una Base Única