¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

El Poder de tu Autodeterminación

Siempre hay un momento concreto en la vida en el que pensamos o sentimos que es demasiado tarde para hacer cambios. Debemos aprender a ser valientes y apoyarnos en el siguiente artículo para descubrir nuestro poder de autodeterminación.

Publicidad

“No sean como sus antepasados, a quienes les proclamaron los profetas de antaño que así dice el Señor Todopoderoso: ‘Vuélvanse de su mala conducta y de sus malas prácticas’. Porque ellos no me obedecieron ni me prestaron atención -afirma el Señor-.” Zacarías 1:4

Por diversas razones en la vida, nos dejamos influenciar por ciertas situaciones o eventos que nos rodean. Evidentemente, este tipo de situaciones nos permitirán reflexionar y meditar sobre lo que nos ocurre y cómo el Señor nos acompaña con estas "pruebas" en el camino.

También es interesante considerar algo que es necesario: no agobiarnos con estos problemas. Siempre hay una solución que hace la vida un poco más fácil.

Arrastrar los problemas sin ni siquiera pensar en una posible solución es como llevar piedras en un saco durante una caminata, sólo para darnos cuenta de que al final del día hemos estado cargando un peso que es absolutamente innecesario.

Publicidad


“Pero Naamán se enojó, y se iba diciendo: He aquí, yo pensé: Seguramente él vendrá a mí, y se detendrá e invocará el nombre del Señor su Dios, moverá su mano sobre la parte enferma y curará la lepra. ¿No son el Abaná y el Farfar, ríos de Damasco, mejor que todas las aguas de Israel? ¿No pudiera yo lavarme en ellos y ser limpio? Y dio la vuelta, y se fue enfurecido.” Reyes 5:11-12

Recordemos entonces que a veces podemos sentir que ya no estamos a tiempo de hacer ciertos cambios en nuestra vida. Es esa sensación de que hemos cometido errores, que hemos fallado y que desearíamos poder retroceder el tiempo para repararlos, para que nunca nos hubieran afectado.

En estas circunstancias se nos hace ciertamente complicado entender por qué nos ocurren esas dificultades que nublan nuestro horizonte y nos impiden ver un futuro mejor.

Publicidad


“El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros.” Isaías 61:1

Parece tarde para volver a empezar y sentimos que ya hemos perdido las oportunidades de hacer realidad nuestros deseos.

Debemos alejarnos hoy de esa angustia, de esa ansiedad que nos abate, porque siempre estamos a tiempo de emprender el camino que un día debimos retrasar, si confiamos en que Dios es nuestro guía y la Fe es nuestro camino.

Así debemos sentar las bases de nuestra esperanza, sabiendo que a pesar de haber desistido en un momento, tenemos con nosotros la confianza del Señor.

Él cree en nosotros y para Él nunca es tarde cuando se trata de bendecirnos con un espíritu renovado, nuevo y dispuesto a afrontar con esperanza ese futuro al que un día renunciamos. Por eso, pidamos al Señor que nos ayude a ver más allá de nuestros errores pasados y presentes; que nos abra los ojos y el corazón a las posibilidades que Él pondrá en nuestro futuro.





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Reparando Heridas del Corazón

La Oración de la Semana