¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Entrenando Nuestra Actitud para Sanar

Podemos montar una rutina cotidiana para alcanzar ese estado de equilibrio necesario. Aprende a tomar la iniciativa y sentirte con alivio en tu corazón mediante el siguiente artículo.

Publicidad


“Nunca paguéis a nadie mal por mal. Respetad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto de vosotros dependa, estad en paz con todos los hombres. Amados, nunca os venguéis vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: mia es la venganza, yo pagare, dice el Señor. Pero si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si tiene sed, dale de beber, porque haciendo esto, carbones encendidos amontonaras sobre su cabeza. No seas vencido por el mal, sino vence con el bien el mal.” Romanos 12:17-21

Si bien es cierto que el poder de atracción de nuestro ser es único, lo que quizás no sabías es que la capacidad de nuestras energías para ayudarnos a superarnos es clave para lograr una vida llena de positividad.

Es precisamente en este instante donde puedes hacerlo y comenzar a sentir las energías del Espíritu Santo fluir por tu ser interior.

Publicidad


"Que nadie busque sus propios intereses, sino los del prójimo." 1 Corintios 10:24

La Biblia, con sus miles de años de historia y cientos de ediciones en diferentes idiomas, es el origen de nuestra relación con Dios.

Si nunca antes has acudido a Él de esta manera, entonces es hora de empezar a leer los pasajes bíblicos y a interpretar sus mensajes. De esta modo, podrás conocerte a tí de un modo distinto y escuchar lo que Dios tiene que decirte.

No ignores todos los mensajes, señales y personas que aparezcan en tu vida. Seguramente sean enviados o enviadas especiales para que puedas aprender de sus enseñanzas y del profundo amor y Gloria que tiene el Padre Celestial para cada uno de sus hijos e hijas en este sendero de Fe.

Publicidad


“En conclusión, sed todos de un mismo sentir, compasivos, fraternales, misericordiosos y de espíritu humilde; no devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fuisteis llamados con el propósito de heredar bendición. Pues el que quiere amar la vida y ver dias buenos, refrene su lengua del mal y sus labios no hablen engaño. Apartese del mal y haga el bien; busque la paz y sigala.” 1 Pedro 3:8-11

Además de leer la Biblia, es importante orar todos los días. Nuestro Señor desea conversar con cada uno de nosotros y en la oración es donde podemos interactuar con Él. Sin embargo, es importante recordar que la oración es un diálogo, no un monólogo.

Debemos estar dispuestos a escuchar activamente a Jesús en el silencio de nuestros pensamientos, para que el Espíritu Santo se manifieste, nos bendiga con su gracia y nos traiga paz a nuestros corazones.


“Hijo mío, si recibes mis palabras y guardas en ti mis mandamientos, haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; si inclinas tu corazón a la prudencia, si invocas a la inteligencia y pides que la prudencia te asista; si la buscas como si fuera plata y la examinas como a un tesoro, entonces entenderás el temor de Jehová y hallarás el conocimiento de Dios.” Proverbios 2:1-5

En la vida, siempre habrá situaciones en las que no estemos felices o que simplemente no esperábamos. Son precisamente en esos momentos en los que Dios se hace presente.

Puede que sea a través de una mala experiencia, pero también puede ser a través de una persona que nos ayude a superarla o de la oportunidad de acercarnos a nuestros amigos o familiares.

Todo esto está planificado por Dios, quien desea que ocurran esas cosas para que podamos atraer esa realidad a nuestras vidas, acompañada de Fe.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Salvando ese Lugar Interior

Alcanzando el Amor Paso a Paso

Programa de Oración 2023