¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Hora de Abrir los Ojos

Es crucial soltar los pensamientos negativos y las ataduras destructivas para abrirse al perdón. Explora el siguiente artículo y encuentra el poder sanador del Espíritu Santo.

Publicidad


"Sácame del fango; no permitas que me hunda. Líbrame de los que me odian,  y de las aguas profundas." Salmo 69:14

Es importante comprender que no estamos solos en nuestras luchas y que Dios siempre está ahí para guiarnos y apoyarnos. Una de las herramientas más poderosas que Dios nos ha dado para sanarnos es el poder de la oración. Cuando rezamos, nos abrimos al poder sanador del Espíritu Santo y le permitimos que actúe en nuestros corazones y mentes.

Otra herramienta importante para la curación es el perdón. Aferrarnos a la ira y al resentimiento hacia los demás o hacia nosotros mismos puede impedirnos avanzar y encontrar la paz. Para sanar de verdad, debemos aprender a perdonar a quienes nos han hecho daño y también a pedir perdón por nuestros propios errores.

Publicidad


"Este pobre clamó, y el Señor le oyó y lo libró de todas sus angustias." Salmo 34:6

También es importante buscar el apoyo de otras personas, ya sean amigos, familiares o un terapeuta. Pueden escuchar y ofrecer una perspectiva y un consejo valiosos.

Además, leer y meditar en la Palabra de Dios también puede aportar sanación y consuelo. La Biblia está llena de pasajes que ofrecen esperanza y aliento, y pueden ayudarnos a recordar el amor y la gracia de Dios.

En última instancia, la clave de la curación es acudir a Dios y permitirle que actúe en nuestras vidas. Él es el sanador definitivo y, si confiamos en Él, podemos encontrar paz y alegría en medio de nuestras luchas.

Publicidad


"¿Puede acaso brotar de una misma fuente agua dulce y agua salada?" Santiago 3:11

Para entender que perdonar no es sólo pedir perdón a Dios, sino también a quien nos ha hecho daño. Es necesario liberar el resentimiento y la ira que guardamos en nuestro interior, ya que a la larga sólo nos perjudica a nosotros mismos.

La oración es también una poderosa herramienta de curación. Nos permite conectar con Dios y llevarle nuestros problemas y preocupaciones. En la oración, podemos pedir Su guía y Su paz, así como Su fuerza para superar nuestras luchas.

Otra forma de cerrar heridas y sanar es mediante el sacramento de la confesión. Este sacramento nos permite confesar nuestros pecados y recibir la absolución de un sacerdote, que actúa en nombre de Dios. Es una manera de dejar atrás nuestros errores del pasado y empezar de nuevo con una pizarra limpia.


"Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa." Isaías 41:10

Una de las cosas más importantes que hay que recordar cuando se busca un final y la curación es no perder nunca la esperanza. Dios está siempre con nosotros, dispuesto a guiarnos y a ayudarnos a sanar.

Hay muchas herramientas universales de sanación que pueden ayudarnos a cerrar situaciones pasadas y a curar las heridas que quedan. Es importante confiar en Dios, perdonar, rezar y buscar orientación a través del sacramento de la confesión. Recuerda que nunca debes perder la esperanza, pues Dios siempre está con nosotros, dispuesto a guiarnos y sanarnos.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Salvando ese Lugar Interior

Alcanzando el Amor Paso a Paso

Programa de Oración 2023