Aprende a Leer la Biblia antes de dormir

Tener siempre presente este manual de la vida nos hace comprender como Dios y el Espíritu Santo pueden estar siempre presentes y guiándonos por nuestro camino. Estas razones te ayudarán a transitar tu camino en Paz.

Publicidad

1) Nos enseña a amar

"El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.” Corintios 13:4-5 

Al igual que Dios nuestro santo padre, que ama sin juzgar y a todos sus hijos por igual.

De la misma manera debemos hacerlo nosotros también, sabiendo que todo aquello que hagamos en la tierra y que sea digno del amor del Señor, se nos será pagado con creces en el cielo, cuando obtengamos la recompensa de estar cerca suyo por toda la eternidad.

Publicidad

2) Nos enseña a perdonar

“El que perdona la ofensa cultiva el amor; el que insiste en la ofensa divide a los amigos.” Proverbios 17:9

Porque sabemos que muchas veces, por más amor que podamos llegar a cultivar, nos es muy difícil perdonar, dejar de lado el rencor que nos invade y nos carcome en nuestro interior cuando alguien nos ofende.

Las Santas Escrituras nos enseñan a dejar de lado nuestro orgullo y albergar un sentimiento de humildad para, de esa manera, deshacernos de todos los sentimientos negativos que se ubican como un alto muro entre nuestros corazones y el perdón.

Publicidad

3) Nos muestra cuán importante es poner en práctica las enseñanzas de la Santa Biblia

“no porque no tengamos derecho a ello, sino para ofrecernos como modelo a vosotros a fin de que sigáis nuestro ejemplo.” Tesalonicenses 3:9

Porque si bien somos conscientes de que leer la Sagrada Palabra nutre nuestro espíritu, ponerla en práctica completa la tarea fortaleciendo nuestra Fe, pilar fundamental que nos permite permanecer en el camino del Señor.

Recordemos que no hay mayor satisfacción que saber que estamos haciendo el bien, y si nuestro maestro es Jesús, la recompensa será doblemente gratificante: ser merecedores de su amor.

4) Nos enseña a ser generosos

"Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría.” Corintios 9:7 

¿De qué nos sirve acumular riquezas si no tenemos con quién compartirlas? ¿Qué sensación nos provoca ver a mi hermano con nada cuando yo tengo demasiado?


Este pequeño ejercicio nos ayuda principalmente a comprender por qué la Santa Palabra nos dice que debemos ser generosos; y es porque la verdadera riqueza reside en lo espiritual, que vale y perdura más que lo material.

5) Nos enseña a dar gracias

“Y diréis en aquel día: Cantad a Jehová, aclamad su nombre, haced célebres en los pueblos sus obras, recordad que su nombre es engrandecido.” Isaías 12:4

Ser agradecidos es el primer paso que daremos en el camino de Dios.

Dar gracias en todo momento cultiva un sentimiento de humildad y conciencia de todo aquello que nos es dado, a la vez que nos da una lección acerca de la importancia de meditar bien nuestras palabras a la hora de pedir, y de esa manera pedir sólo lo necesario en el momento necesario.