¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

La Construcción de Esperanza Cotidiana

Sostenernos sobre el camino de amor, el respeto y la Fe será la base fundamental para mantener este pilar de confianza. Descubre en el siguiente artículo la manera de iluminar tu día con estos versículos.

Publicidad


“Nosotros somos judíos de nacimiento y no “pecadores paganos”. Sin embargo, al reconocer que nadie es justificado por las obras que demanda la ley sino por la Fe en Jesucristo, también nosotros hemos puesto nuestra Fe en Cristo Jesús, para ser justificados por la Fe en Él y no por las obras de la ley; porque por éstas nadie será justificado.” Gálatas 2:15-16

En este pasaje de la Biblia donde descubrimos que todo aquel que pide en oración de modos constante y agradecido, finalmente recibe su bendición y su manto de Gloria. Cuán cierto es lo que Cristo nos enseña aún hoy en día y podemos ponerlo en práctica siempre.

Dicho pasaje es muy importante porque nos mantiene pensando acerca de las convicciones con las que contamos, como hijos e hijas de Dios. Seguir adelante, por su camino, con las creencias que nos permiten mantenernos de pie, con  Fe y esperanza.

Publicidad


“—Porque ustedes tienen tan poca Fe —les respondió—. Les aseguro que si tienen Fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrán decirle a esta montaña: “Trasládate de aquí para allá”, y se trasladará. Para ustedes nada será imposible.” Mateo 17:20

Todos nosotros, en nuestra calidad de fieles de Dios, hemos nacido a la luz de una esperanza viva, anclando nuestra Fe en la sólida roca que es Jesucristo. Pues todos bien sabemos que las palabras del Señor son verdaderas y que de la misma manera sus promesas se cumplen invariablemente.

A veces es común que nos encontremos con personas que satisfacen sus deseos sin cumplir con la ley creada por Dios, y luego seguramente podremos oírlos quejarse, argumentando que Él les falló.

Pero como fieles que hacen una petición y se someten siempre a la voluntad de Dios, recibiremos respuesta piadosa y cargada de sabiduría sin lugar a dudas. 

Publicidad


“Ustedes, en cambio, queridos hermanos, manténganse en el amor de Dios, edificándose sobre la base de su santísima Fe y orando en el Espíritu Santo, mientras esperan que nuestro Señor Jesucristo, en su misericordia, les conceda vida eterna.” Judas 1:20-21

El Señor no defrauda a quienes buscan hacer su voluntad, lo que es más, los guía e instruye en la doctrina de su santo camino, pero es importante en tales casos no confundir esta afirmación. Puede ser que nos sintamos temporalmente decepcionados cuando algo que esperamos no está dentro del plan de Dios o no sucede en tiempo y forma en que lo esperamos.

Pero Él no incumple la promesa de dar a sus hijos lo mejor, cuando una puerta se cierra, hay otra a punto de abrirse con algo mejor detrás de ella. El Señor no puede ser superado en generosidad, lo que Él nos tiene reservado es mucho más grande de lo que somos capaces de desear. La mejor opción para nosotros, como fieles hijos suyos, es fijar nuestra esperanza en el Señor Jesucristo.


"Querido hermano, oro para que te vaya bien en todos tus asuntos y goces de buena salud, así como prosperas espiritualmente." 3 Juan 1:2

Por eso aceptemos todo lo que se ajuste a la voluntad de Dios para nuestra vida, alejémonos de todo aquello que nos pueda llegar a representar sentimientos negativos o impuros. Las circunstancias pueden cambiar, pero Cristo nunca cambia; Él es la esperanza viva que nunca defrauda.





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Reparando Heridas del Corazón

La Oración de la Semana