Las 6 mejores maneras de concretar tus metas este año

Muchas veces perdemos la fuente de inspiración o de iluminación interna. Todo es posible si nos enfocamos en la Fe. Descubre en sus bendiciones todo lo que necesitas para lograr lo que te propongas.

Publicidad


“No envidies a los violentos, ni optes por andar en sus caminos. Porque el Señor aborrece al perverso, pero al íntegro le brinda su amistad.” Proverbios 3:31-32

Plantéate objetivos lógicos. Todos conocemos nuestro límite y nuestras capacidades en la mayoría de las situaciones, pero hay alguien más que nos conoce mejor que nadie: Cristo. Él es la clave para comprender dónde poner nuestras energías, qué batalla debemos luchar para fortalecer nuestro espíritu.

Publicidad


“Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.” Jeremías 29:11

Atravesar el proceso. Sea cual fuere la meta que te hayas planteado, a esta altura debes saber que, si bien el fin es algo que todos deseamos, es el proceso lo más difícil de atravesar y en lo que la mayoría de la gente abandona la lucha. Busca refugio en Cristo para que te de la fuerza necesaria para atravesar esos momentos de tormentas.

Publicidad


“Supongamos que alguno de ustedes quiere construir una torre. ¿Acaso no se sienta primero a calcular el costo, para ver si tiene suficiente dinero para terminarla?” Lucas 14:28

Usa tus poderes. Cada logro con el que hayamos sido bendecidos a lo largo de nuestro andar por Su camino, es un poder más con el que contamos; una nueva habilidad al servicio de Dios. Entonces utiliza el poder de la Fe para no abandonar la lucha; el poder de la oración para salir del mal momento por el que estás atravesando.


“Por la mañana hazme saber de Tu gran amor, porque en Ti he puesto mi confianza. Señálame el camino que debo seguir, porque a Ti elevo mi alma.” Salmos 143:8

Apóyate en el prójimo. Porque Dios nos enseña que a veces es necesario pedir ayuda, y nosotros sabemos el esfuerzo que puede resultar pedir una mano a un ser querido. Aún así, la unión hace la fuerza, y si contamos con un ser querido a nuestro lado, ¿quién mejor para compartir el peso?


“Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante.” Hebreos 12:1

Da lo mejor de ti. Por eso es necesario ejercitar, para contar con una mejor salud espiritual y siempre dar lo mejor de nosotros mismos, sin siquiera importar si el resultado era el mismo que nuestro objetivo; sólo así aceptaremos el resultado sabiendo que dimos todo lo que teníamos.


“¡Alégrate mucho, hija de Sión! ¡Grita de alegría, hija de Jerusalén! Mira, tu rey viene hacia ti, justo, salvador y humilde. Viene montado en un asno, en un pollino, cría de asna” Zacarías 9:9

Habla con Él. Recuerda hacerlo a través de tus oraciones, ese momento íntimo donde Dios se manifiesta a través de nuestro corazón y nos cuenta Su voluntad; donde buscamos refugio cuando nuestra alma está turbada, donde estamos en paz.



¡Descarga la app hoy!

No te pierdas de los contenidos y las funciones exclusivas de Sagrada Palabra disponibles en la app.


Artículos anteriores

Que la Confianza Guíe tu Camino

Febrero el mes del Perdón