¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Logrando un Equilibrio Espiritual y Emocional

Algunos pasos concretos para alcanzar ese estado único de sanación. Descubre en el siguiente artículo cómo alcanzar ese equilibrio necesario.

Publicidad


“¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aún cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré! Grabada te llevo en las palmas de mis manos; tus muros siempre los tengo presentes.” Isaías 49:15-16

Si ya conociste la Gloria de Dios, entonces debemos regocijarnos en el amor que ya recibimos después de poner nuestros problemas en sus manos.

De esta manera podremos descansar en su deseo para nuestra vida y nuestros objetivos cotidianos.

Nuestro desafío consiste en dejar de lado las preocupaciones, porque el Señor domina el presente y tiene planes para nuestro futuro y el de todos sus hijos e hijas en la Fe. Siempre tiene la mirada puesta en cada ser de luz que acompaña con la oración y con la esperanza.

Por esta misma razón es que no tienes que perder la calma, ser paciente con tus oracioenes y apoyarte en aquellas personas que consideras cercanas para poder renovar tu espíritu día a día.

Publicidad


"Oh Dios, tú eres mi Dios; yo te busco intensamente. Mi alma tiene sed de ti; todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta." Salmo 63:1

Amar a Dios significa mucho más que sentir afecto por Él. Se trata de una conexión que va más allá de todo sentimiento y explicación. 

Demostramos que amamos a Dios cuando seguimos adelante en el sendero de iluminación celestial y ponemos en práctica su palabra en acciones y decisiones que ayudan a encontrar el equilibrio espiritual y la paz mental.

Este es el único modo de poder sentir el amor eterno de nuestro Padre Celestial. Compartiendo sus enseñanzas con seres queridos, ayudando a quienes más lo necesiten y perdonando al prójimo siempre que podamos para recobrar esa energía vital y necesaria para amar dentro de nuestro corazón.

Publicidad


"Nada me produce más alegría que oír que mis hijos practican la verdad." 3 Juan 1:4

Al intentar implementar una rutina cotidiana junto al Señor, estaremos transitando un sendero seguro y digno para poder aumentar nuestro vínculo con el Espíritu Santo.

En oración realicemos agradecimientos cada vez que podamos por todas esas bondades con las que hoy puedes contar en tu vida. Somos seres de luz que necesitamos poder anclar nuestras experiencias en la Gloria de Dios, aprendiendo de todo aquello que nos heredó en la Biblia.

Tienes al alcance de tus manos herramientas muy podersas para sanar y balancear tus pensamientos y tus ánimos.

"Queridos hijos, no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad." 1 Juan 3:18

Pide el perdón necesario para hacer las paces con tu corazón y con aquellas personas que te ofendieron. No importa a quién tengas que aceptar o perdonar. Tampoco importa si tú esperas recibir el perdón.

Posee mos la claridad absoluta porque el Señor nos perdona siempre y nos concederá en su vida eterna en el templo de los cielos un espacio junto a Él.

Poder comprender que estaremos junto a Jesús en la eternidad nos tendrá que ayudar a poner los pies sobre la tierra en este momento donde necesitamos reconectarnos con la Fe, con la espiritualidad y el equilibrio emocional necesario para alcanzar la paz necesaria.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Diciembre: El Mes del Milagro Universal

Perdiendo el Rumbo del Camino

El Nacimiento de Algo Especial