¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Los Olvidos del Pasado

No debemos estar destinados al sacrificio ni al olvido de nuestro amor. En el próximo artículo descubrimos cómo alcanzar esa energía superior.

Publicidad


"En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas." Gálatas 5:22-23

¿Sientes que algunos eventos del pasado están guiando tu camino actual?

Algunas omiciones de tu historia pueden hacerte recordar momentos o escenarios donde no estuviste del todo bien. También pueden existir momentos y chances donde esas situaciones negativas, habían tomado el control de tus emociones, como así también de tus pensamientos y sensaciones. 

Si actualmente te sientes arrastrarte por algún sentimiento de esta índole, puedes tomar las riendas y poner un freno ahora mismo. Las enseñanzas de nuestro Padre Celestial serán la guía y el espacio para reparar nuestro ser interior.

Publicidad


"Alégrense en la esperanza, muestren paciencia en el sufrimiento, perseveren en la oración." Romanos 12:12

Para poder sentir nuevamente que tenemos el dominio de nuestras decisiones y estamos avanzando hacia un destino de Fe, debemos recordar todos los aprendizajes que nos dejó Jesús en su paso por la Tierra.

Cultivando al Espíritu Santo en nuestro día a día, nos ayudará a solucionar y levantar esos conflictos pasados que nos mantienen con ataduras.

Meditando en oración junto al Señor nos encontraremos con las herramientas necesarias para dar ese paso de Fe. Para cultivar, cuidar y dedicarle tiempo al reencuentro con tu presente.

Contar con el Padre Celestial te reconfortará, logrando fijar tus emociones y pensamientos hacia la construcción de un destino de Gloria y Fe.

Publicidad


"Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia." Colosenses 3:12

Nuestro vínculo con Dios curará las heridas presentes en nuestro corazón. Soltar y poder entender que nuestro Padre nos estuvo dando un enseñanza: un aprendizaje desde el amor.

Al dedicarle tiempo al Señor, abonando su Misericorida junto a la lectura de la Biblia, nos estaremos preparando para recibir sus bendiciones y su eterna sabiduría. 

Dios siempre se mantendrá esperando y escuchando para ayudarte cuando lo necesites.

Ya sabes el camino que tomó Jesús, lo conoces de antemano. Escuchando y recordando todo lo que hizo Él, podrás incorporar su amor eterno.


“Tú me cubres con el escudo de tu salvación, y con tu diestra me sostienes; tu bondad me ha hecho prosperar. Me has despejado el camino, así que mis tobillos no flaquean.” Salmos 18:35-36

No debemos preocuparnos por demás. Si utilizamos a la Fe como escudo para seguir intentando día a día, paso a paso, por el sendero de iluminación del Espíritu Santo, lograremos avanzar y llegar a la Gloria de Dios. 

Si anhelamos superarnos, atrayendo bendiciones y aprendizajes espirituales, tendremos nuevos pensamientos y modos de ver a nuestro entorno. Lograremos apreciar y agradecer cómo el Señor nos ilumina desde el Templo de los Cielos y nos da la oportunidad cotidiana de amar.

Deja la puerta de tu corazón abierta hacia la sabiduría eterna del Padre Celestial, ya que en esos momentos que te sientas en soledad, siempre estará presente su amor incondicional.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Consiguiendo un Espacio de Paz Mental

Actualizando Nuestra Energía Vital

Despejando el Camino de Incertidumbres

Fortaleciendo Nuestra Confianza