Versículos para Renovar la Esperanza en el Nuevo Año

Descubre una selección de versículos que ayudará a nutrir tu esperanza de milagros y bendiciones de Dios.

En las Sagradas Escrituras encontraremos la Paz y el Equilibrio que necesitamos. Es la Palabra del Señor tocando nuestros corazones, es Su Perfecta Sabiduría sembrando nuestras Almas.

Publicidad

“Mi Señor y Dios, tú eres mi roca, mi defensor, ¡mi libertador! Tú eres mi fuerza y mi escudo, mi poderosa salvación, mi alto refugio. ¡En ti confío!”. Salmos 18:2

Este párrafo de la Biblia es extremadamente motivador. David, siervo de Dios, ofrendó este hermoso cantico al Altísimo, reconociendo que fue gracias a Él que pudo escapar de las garras de todos sus enemigos y de Saúl, quien había atentado contra su vida en, por lo menos, dos oportunidades.

El Salmo refiere a todas las vicisitudes por las que tuvo que pasar David y de las cuales fue liberado por El Señor. Es un Salmo que transmite ánimo y fortaleza para los cristianos que están transitando un momento complicado. Hablemos con nuestro Padre Celestial en tiempos adversos y recibiremos la Bendición de Su Perfecta Palabra que colmará de Paz nuestro Espíritu.

Publicidad


“Podrán moverse los montes, podrán temblar las colinas, pero mi misericordia jamás se apartará de ti, ni se romperá mi pacto de paz contigo. Lo digo yo, el Señor, quien tiene de ti misericordia”. Isaías 54:10

Isaías 54 viene inmediatamente después del conocido capitulo mesiánico de los sufrimientos padecidos por Jesús en Isaías 53. Isaías 54 explica las victorias sobre dichos padecimientos y profetizan la restauración de Jerusalén bajo Darío. Es un pacto de Amor del Señor con Israel ya que se basa en la eterna compasión del Altísimo por Su pueblo. Este versículo nos demuestra que nuestro Padre Celestial es rápido para mostrar Misericordia y lento para la ira.

Su Bondad es Eterna y nos acompaña en cada tramo del camino que Él ha diseñado con nuestro nombre, para que podamos superarnos en Su Gloria. Tengamos siempre presente que Él nos ama profundamente. Él nos da la confianza absoluta para enfrentar todos los desafíos que se presentan en nuestras existencias.

Publicidad


“Vengan a mí todos ustedes, los agotados de tanto trabajar, que yo los haré descansar. Lleven mi yugo sobre ustedes, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallarán descanso para su alma; porque mi yugo es fácil, y mi carga es liviana”. Mateo 11:28-30

Este versículo, puede ser considerado como una de las más maravillosas promesas que Cristo nos ha regalado: el descanso y alivio de todas nuestras cargas. Jesús nos llama a seguir Sus paso por el camino de la Paz y la Bondad, asegurándonos que el Plan que El Señor nos ha designado encajará a la perfección con nuestras necesidades y talentos. Acudamos a Cristo para encontrar el verdadero Equilibrio y la autentica Paz. El Señor nos llama a servir con Don de Humildad. Ese servicio lo hacemos con la fuerza que solo Él puede proporcionarnos. Afrontar nuestras cargas nos acercará más a Él porque, precisamente, junto a Él caminamos. Es un llamado a la unión entre hermanos. Reflexionemos acerca de nuestro proceder y descansemos nuestras cargas más pesadas con y en El Señor.


“Por lo tanto, muestren humildad bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Descarguen en él todas sus angustias, porque él tiene cuidado de ustedes.” 1 Pedro 5:6-7

Como hijos de Dios, poseemos la dicha de tener la certeza que El Señor entiende nuestros sentimientos y escucha nuestras suplicas. Él sabe perfectamente cuáles son nuestras preocupaciones y angustias y por ende conoce que cosas te dan tranquilidad y Paz. En épocas de persecuciones, Pedro escribe acerca de la humildad, el sufrimiento y la ansiedad y de la posibilidad de depositar todos nuestros sentimientos en Dios. Es importante destacar el contexto ya que al momento de estas reflexiones de Pedro, la situación era tensa y tumultuosa. Las circunstancias no deben incidir ni dictaminar nuestros estado de ánimo. Dios nos dice: Trae tu dolor a mí y yo te daré gozo, Paz y Sabiduría.

Entreguemos al Señor todo aquello que nos este perturbando y caminemos bajo Su Eterna Guía hacia la Salvación.




Artículos anteriores

Las mejores maneras de acercarte a Dios