¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Navidad y Amor: Una Combinación Única

Una celebración única y un momento especial para poder acercarnos a nuestras familias. Conoce el modo de hacerlo descubriendo el próximo artículo.

Publicidad


“También José, que era descendiente del rey David, subió de Nazaret, ciudad de Galilea, a Judea. Fue a Belén, la ciudad de David, para inscribirse junto con María su esposa. Ella se encontraba encinta.” Lucas 2:4-5

El amor es una de las emociones más poderosas que experimentamos como seres humanos. Nos llena de alegría, nos da energía y nos hace sentir vivos. Pero a menudo, nos olvidamos de la importancia de cultivar y cuidar nuestros vínculos amorosos.

Si bien es cierto que el amor puede florecer en el más pequeño de los gestos, también es verdad que necesita de nuestra atención y cuidado constante para crecer y fortalecerse. Una buena manera de hacerlo es buscando la compañía de personas en las que confiemos y con las que podamos construir una red de apoyo emocional.

Si analizamos la Navidad,resultará una época del año en la que el amor y la familia están en el centro de nuestras celebraciones. Es un momento para reunirse con nuestros seres queridos, compartir momentos agradables y recordar lo importante que es el amor en nuestras vidas.

Publicidad


“Pero, cuando él estaba considerando hacerlo, se le apareció en sueños un ángel del Señor y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María por esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo.” Mateo 1:20

La navidad es una época en la que recordamos el nacimiento de Jesús, un evento que simboliza el amor incondicional del Padre Celestial por su hijo y por todos nosotros. Jesús nos enseñó el valor del amor y del perdón, y su ejemplo de amor y sacrificio es una fuente de inspiración para todos nosotros.

Caminar junto a alguien de confianza nos permite ejercitar la paciencia, la escucha activa y el amor propio.

Debemos tratar de comprender la mirada de la otra persona, poniéndonos en su lugar y buscando la empatía necesaria para poder comunicarnos en paz y con respeto.

Si logramos encontrar a alguien con quien coincidamos en este sentido, debemos cultivar día a día el amor mutuo, el cuidado y la incorporación de los valores que nutren el camino de la iluminación del alma.

Publicidad


“Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel, que significa Dios con nosotros.” Mateo 1:22-23

En la navidad, también recordamos la historia de la familia de Jesús. Su madre, María, y su padre, José, fueron un modelo de amor y compromiso en su familia. Ellos cuidaron y protegieron a Jesús, y le dieron el amor y el apoyo que necesitaba para crecer y desarrollarse.

Un buen trabajo en equipo se sentirá el doble de gratificante, pero debemos recordar que también existen reglas de convivencia que debemos seguir para poder sostener a la otra persona en los momentos que sean claves en su superación propia e individual. Poder ofrecer apoyo y sustento en el cumplimiento de un sueño o una realización personal es fundamental para tejer la confianza necesaria para poder compartir un amor que se multiplicará exponencialmente en el futuro.


“Pero el ángel les dijo: No tengan miedo. Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo.” Lucas 2:10

Así como la vida de Jesús en la cruz nos dio sus bendiciones eternas, su sacrificio nos permitió comprender el amor que tenía por su familia. Debemos recordar esto cuando buscamos encontrar el amor en nuestras propias vidas, pues el amor verdadero implica dar y recibir, y requiere de un compromiso constante y un esfuerzo continuo.

Saber recibir el amor también es una parte importante. Muchas veces tenemos corazas internas en el corazón que nos protegen de posibles heridas, pero también nos impiden abrirnos al amor verdadero. Si bien es comprensible que nuestro pasado pueda afectar nuestra capacidad de amar y ser amados, debemos recordar que el amor verdadero es un regalo que debemos aceptar con gratitud.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Salvando ese Lugar Interior

Alcanzando el Amor Paso a Paso

Programa de Oración 2023