Piedras en el camino: 5 maneras de convertir los obstáculos que se nos presentan en algo constructivo

“Señor, ¡danos la salvación! Señor, ¡concédenos la victoria! Bendito el que viene en el nombre del Señor. Desde la casa del Señor los bendecimos.” Salmos 118:25-26

Desafíos. Una buena solución para no sentirnos desganados cada vez que encontramos en nuestro camino hacia Dios un obstáculo el cual debemos superar es verlo como un desafío, un medidor que nos dirá cuán fortalecida se encuentra nuestra Fe y cuán fuerte nuestra paciencia. Debemos dejar de lado la pregunta de que si podremos lograrlo o no: Dios sabe que sí.

Publicidad


“El que salga vencedor se vestirá de blanco. Jamás borraré su nombre del libro de la vida, sino que reconoceré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles.” Apocalipsis 3:5

Una vez superados serán parte de tus logros. Al igual que el competidor olímpico exhibe las medallas obtenidas a lo largo de su carrera como deportista, nosotros también podemos hacer lo mismo con los logros que hemos obtenidos al transitar exitosamente el camino del Señor; al superar las pruebas que Él pone en nuestro camino, las mismas que nos hacen mejor persona día a día. Tales pruebas superadas se convierten en nuevas virtudes adquiridas, las que contribuyen a fortalecer nuestra Fe y a contar con más herramientas a la hora de servir a Dios.

Publicidad


“¡Alégrate mucho, hija de Sión! ¡Grita de alegría, hija de Jerusalén! Mira, tu rey viene hacia ti, justo, salvador y humilde. Viene montado en un asno, en un pollino, cría de asna.” Zacarías 9:9

Son mensajes de Dios. De esta manera, es muy importante cómo vemos las pruebas que se nos presentan a diario. Una pequeña idea es ver dichas pruebas como lo que realmente son: mensajes indirectos de Dios que nos quiere decir que necesitamos fortalecer tal o cual parte de nuestra personalidad, lo que en un futuro se verá reflejado en una nueva virtud que habremos adquirido. Es en tales casos cuando debemos preguntarnos qué es lo que Dios pretende que ejercitemos con dicha prueba.

Publicidad


“Al que salga vencedor le daré el derecho de sentarse conmigo en mi trono, como también yo vencí y me senté con mi Padre en su trono.” Apocalipsis 3:21

Pon a prueba tu Fe. Los obstáculos que debemos sortear en nuestro paso por este mundo son pequeñas pruebas que debemos superar apoyándonos en nuestra Fe; son indicadores necesarios que nos dicen en qué estado se encuentra nuestra Fe, para entonces saber si necesitamos ejercitarla, fortalecerla o simplemente hacer uso de ella cuando lo necesitemos o cuando algún hermano o hermana también lo necesite.

Publicidad


“Pelea la buena batalla de la Fe; haz tuya la vida eterna, a la que fuiste llamado y por la cual hiciste aquella admirable declaración de Fe delante de muchos testigos.” Timoteo 6:12

Estás vivo. Porque de nada sirve transitar el camino que Dios nos propone si en él no hay sobresaltos; porque un camino llano no significa un desafío, y sin desafíos no hay crecimiento, y sin crecimiento no avanzamos hacia nuestra meta, que no es nada más ni nada menos que llegar a Cristo. Sentirnos vivos es la clave para no bajar los brazos y seguir luchando para mantener nuestra Fe fortalecida en Dios.




Siguiente artículo:

Los 5 libros más populares de la Biblia