¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

El Poder de ser una Persona Solidaria

Debemos tener siempre en mente este pilar fundamental para seguir en pie en la vida.

Publicidad

“Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.” Gálatas 5:13 

La felicidad está en dar. Haz el ejercicio de tratar de recordar el rostro de la última persona a la que has ayudado.

Si lo has logrado, bien hecho. Si no lo has logrado, tal vez ha pasado mucho tiempo desde la última vez y es hora de que vuelvas a hacerlo. Sólo de esa manera verás el verdadero rostro de Jesús reflejado en la felicidad de aquel al que hayas ayudado.


Publicidad

“Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.” Lucas 6:38

Permaneces en el camino de Dios. De esta manera sabrás que te encuentras en el camino correcto en aquellos momentos donde tal vez la duda te invada. 

Al ser solidario son muchos los beneficios con los que podrás contar. Ayudar al prójimo hace crecer tu amor por los demás y genera empatía, una virtud absolutamente necesaria que disminuirá tu arrogancia y egoísmo: aspectos de los que querrás librarte si realmente buscas ser solidario.


Publicidad

“y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía.” Isaías 58:10

Cultivas el terreno para que el ayudado pueda ayudar a otros. No se trata de nada nuevo, sólo que la efectividad en este caso se encuentra en los actos, más que en las palabras.

Tengamos en cuenta que si pudiéramos poner palabras a nuestros actos solidarios, ellos dirían: ¿ves qué fácil que es ayudar a otros? Sinceramente recomiendo que tú también lo hagas, pues trae beneficios sorprendente. ¿Quieres probarlo tú también?

 “A Jehová presta el que da al pobre, Y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar.” Proverbios 19:17

Contribuirás a que si en el futuro necesitas de ayuda, alguien te la dará. De esta manera verás como tus acciones contribuyen a que el mundo sea un mejor lugar. 

Es importante que tengamos presente que no hay que ser solidario sólo por el hecho de que tal vez en un futuro nosotros también necesitemos de ayuda; sino solamente porque es designio y voluntad de Dios que amemos a nuestros hermanos, y ayudarlos es la manera las efectiva de demostrarles nuestro amor. 


 “Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.” Mateo 5:42

Sigues el ejemplo del Señor. Porque Él es el principio y el fin, el eterno ejemplo a seguir en toda situación o circunstancia. En nada podemos fallar si intentamos imitar a Dios; Él es la prueba fehaciente de que nos encontramos en el camino correcto.

Recuerda cómo el Señor sustentaba todas sus palabras con los más desinteresados actos de amor y solidaridad. Esto es algo que tú también debes hacer para imitarle. Ve y enfrenta al mundo imitando al Señor.




Artículos anteriores

Alimento para tu Esperanza

Recupera tu Voz Interior