¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Recolectando La Cosecha del Amor

El amor dará siempre sus frutos si transitamos por la senda de iluminación. Descubre en el siguiente artículo la manera más efectiva de sanar tu corazón.

Publicidad


"¿Acaso no lo sabes? ¿Acaso no te has enterado? El Señor es el Dios eterno, creador de los confines de la tierra. No se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable." Isaías 40:28

Cuando recibimos invitados e invitadas en nuestra casa lo tenemos todo listo y preparado. Planeamos cómo agasajarlos, qué invitarlos para comer y beber.

Pensamos por momentos de qué temas hablaremos para interactuar en la mesa y que puedan disfruten de la compañía.

Deseamos que se sientan muy a gusto en nuestra hogar, sin importar cuán sencilla sea. Lo ideal es que se sientan a gusto, con intenciones de quedarse un poco más, o de regresar pronto.

Algo similar ocurre con el Espíritu Santo. Con la Fe. Saber que quienes han llegado a la casa del Señor, han sido recibidos con miles de bendiciones y con la Gloria que les permite ser felices. 

Publicidad


"A ti, Dios de mis padres, te alabo y te doy gracias. Me has dado sabiduría y poder, me has dado a conocer lo que te pedimos, ¡me has dado a conocer el sueño del rey!" Daniel 2:23

Quizás a veces recibimos al Señor como lo hacemos con quienes recibimos en nuestra casa. Nuestro Salvador acorta la distancia de inmediato al encomendarse con su Gloria y su sabiduría para con sus hijos e hijas en la FE.

El problema a veces radica en no abrirnos por completo. A no cultivar profundamente nuestros cimientos como hermanos y hermanas en la senda de iluminación.

El exceso de cautela y precaución nos aleja del destino de vida eterna. Nos olvidamos del amor infinito de Dios. Muchas veces ponemos excesiva distancia con Él. Lo ahuyentamos, sin quererlo. A veces nos olvidamos de comunicarnos en oración con nuestro Padre Celestial para recordarle lo mucho que lo extrañamos.

Tienes la capacidad ahora de realizar esa apertura necesaria de reconexión con el Espíritu Santo ahora mismo.

Publicidad


"Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca." Mateo 7:24

Todas las personas tenemos algo para aprender y también apreciamos recibir. Para que este intercambio sea equilibrado en todo sentido, las personas debemos sentirnos confiadas ante la presencia del Señor. Para lograr esto, es necesario generar un vínculo donde se produzcan los intercambios más importantes y profundos en nuestro recorrido cotidiano.

Si no logras sentir esta emoción y este tipo de conexión en tu ser interior, tampoco prosperará nada en tu entorno.

Si no aprendemos a confiar en el Espíritu Santo, nada prosperará a nuestro alrededor.  Debemos obrar con las bendiciones recibidas por parte de Dios.

Nuestro Señor nos bendice siempre, nos acompaña y escucha en todo momento y nos permite disfrutar buenos momentos en familia y con seres queridos.


"¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría." Santiago 3:13

Comienza cada nuevo día con un pensamiento diferente. Comienza a conectarte con el Espíritu Santo ahora mismo.

Prepara tu espacio personal, intentando darte cuenta realmente cómo abrir sinceramente tu vínculo hacia El Señor.

Contempla el hecho de que quizás ya tienes una apertura hacia el Señor en plenitud y quizás puedas acercarte a las personas que conoces y te rodean con este mensaje: no se sientan en soledad, ya que nuestro Padre Celestial está siempre presente.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Consiguiendo un Espacio de Paz Mental

Actualizando Nuestra Energía Vital

Despejando el Camino de Incertidumbres

Fortaleciendo Nuestra Confianza