¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Recordando a esas Mujeres Superiores

Momentos y etapas para honrar a esas mujeres que nos ayudaron a conectar con el mundo. Conoce cómo construyeron el puente junto al Espíritu Santo en el siguiente artículo.

Publicidad


"Que el Señor de paz les conceda su paz siempre y en todas las circunstancias. El Señor sea con todos ustedes." 2 Tesalonicenses 3:16

Podemos sanar y resignificar el valor que tienen las mujeres ante los ojos de Dios, ante su amor y concepción en el momento de la creación a su imagen y semejanza. Comprender cómo fue que conectamos con ese ser especial que nos ayudó a dar los primeros pasos en la vida nos ayudará a comprender cómo somos cada uno de nosotros y nosotras ante el Señor.

Observar con nuestros propios ojos y cuidar esas nuevas vidas que llegan al mundo, para enseñarles e inculcarles la palabra santa y los valores del Espíritu Santo, será nuestro primer aporte junto al Padre Celestial.

El resto de su desarrollo como seres de Fe, estará acompañado por distintas mujeres, a lo largo de la historia de cada ser nacido.

Publicidad


"Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser." Efesios 3:16

El orgullo de poder construir con amor y formar parte de la familia de Dios, nos hace dar cuenta de lo afortunadas que podemos ser como esposas, así también como madres y abuelas.

No hay regalo más hermoso que poder continuar con la misión divina que nos encomendó nuestro Padre Celestial.

¿Qué observamos al reflejarnos en ese espejo que llama al anhelo de superarnos? ¿El rostro de una mujer que en su interior siente deseos de ser feliz? Hoy mismo, en el camino del Señor, se encuentra el valor y el coraje deseado y por tanto tiempo pospuesto.

Publicidad


"Que te conceda lo que tu corazón desea; que haga que se cumplan todos tus planes." Salmos 20:4

La salvación se encuentra en el camino del Espíritu Santo, que comprobamos luego de transitar y superar la oscuridad del pecado. Es un ejercicio diario, el autoconocimiento, estableciendo límites para nuestro dominio personal, pero siempre recordando que el amor de Jesús no posee ningún tipo de limitante ni de condición.

Confiar en ti misma, en tus pasos y decisiones futuras. En tu historia pasada, en la que estás construyendo y en la futura, que depara destinos de Gloria y bendición. Ante cualquier hecho que te genere incertidumbre, encomiéndate a Jesús.

En oración, podrás confiar que tu voz se amplifique desde tu corazón y hasta las puertas del templo de los cielos. Si alguna vez tienes dudas de tu condición como Cristiana, envuélvete en las escrituras sagradas, alza tu voz hacia nuestro Padre Celestial y agradece una vez más la posibilidad de seguir adelante con su misión divina.


"Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz."Efesios 1:2

En la necesidad de alguien que los proteja y albergue de su soledad. Así como nosotras hacemos con Cristo y el Padre que todo lo observa desde las alturas. Al poder cumplir con esta voluntad de Dios, estaremos eternamente plenas y recibiremos el fruto de su misericordia en nuestros corazones.

Aquí es donde comprendemos el rol como madres, hijas, hermanas y esposas, ya que trasciende los intereses individuales, para dar todo el amor y el afecto necesario para quienes las rodeen. Así como lo hizo nuestro Salvador en la Cruz, con una misión superior. No existen roles determinados, las enseñanzas de la Biblia nos muestran la valentía de muchas historias que personificaron algunas mujeres y que fueron ejemplificadoras como María.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Oraciones y Plegarias del mes de Julio

En La Puerta del Cielo

Registrando un Viaje Hacia tu Bienestar

Un Buen Ejemplo en la Vida