¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Recorriendo el Camino de la Salvación

Recorrer un camino que permita evolucionar nos ayudará a sentirnos unidos con el Espíritu Santo. Conoce en el siguiente artículo las maneras de reconectar con la senda de la iluminación celestial.

Publicidad


“Allí habrá una calzada, un camino, y será llamado Camino de Santidad; el inmundo no transitará por él, sino que será para el que ande en ese camino; los necios no vagarán por él.” Isaías 35:8

Muchas veces nos escuchamos decir "no tengo tiempo". Priorizar el uso de nuestro tiempo parece ser tarea difícil para algunas personas. Por este motivo es que en que muchas ocasiones oímos frases tales como “no tengo tiempo para Dios” o “en este momento estoy haciendo otra cosa como para orar.

Lo que desconocemos es que dedicándole tiempo a Cristo, tendremos mucho más tiempo para nuestro ser interior y poremos encarar todos los problemas desde una perspectiva divina.

Publicidad


“El que dice que permanece en Él, debe andar como Él anduvo.” 1 Juan 2:6

Existen excusas y maneras de acercarse al Espíritu Santo que resultan muy extrañas cuando escuchas a alguien decir "intenté con Dios pero no me dio resultado". Como si se tratara de un medicamento o una medicina mágica, la Fe y el amor, son los remedios universales para sanar junto al Padre Celestial.

Las personas que no tengan paciencia, que no exploren por dentro de su ser interior, de sus pensamientos y decisiones, nunca podrán sentir todo el amor que tiene Dios para cada uno de sus hijas e hijos en esta vida.

Si buscamos resultados en nuestra vida, la perseverancia, el entendimiento del prójimo, el amor y el respeto, serán pilares cotidianos para acercarnos a la sanación necesaria de nuestros corazones.

Publicidad


“Porque yo lo he escogido para que mande a sus hijos y a su casa después de él que guarden el camino del Señor, haciendo justicia y juicio, para que el Señor cumpla en Abraham todo lo que Él ha dicho acerca de él.” Génesis 18:19

Podemos dedicarle el tiempo que podamos y querramos a nuestra conexión espiritual con El Señor. Sentirse junto a Cristo resulta ser clave y a la medida de cada ser. Una conveniencia de conectar con nuestro Padre cuando tengamos el momento, el espacio y el tiempo adecuado para conectar de un modo profundo y real. Recordemos que Dios nos mostrará mensajes y enseñanzas: podremos realizar su voluntad si caminamos de manera consciente junto a Él.


“Y enséñales los estatutos y las leyes, y hazles saber el camino en que deben andar y la obra que han de realizar.” Éxodo 18:20

Si sientes que la conexión con el Espíritu Santo es una obligación o te resulta extenuante realizar momentos de oracion, de lectura de la Biblia o de aprendizaje sobre los valores y principios de Dios, no te preocupes, intenta encontrar la medida justa y adecuada para tu día a día. No hay una obligatoriedad. No existe algo que nos mantenga con una obligación.Lo importante es cómo vemos nuestro vínculo con Cristo.

El secreto está en que para seguir el camino de Dios debemos tener convicción y amor hacia el Padre Celestial. Será entonces así que realmente comprendamos el verdadero valor de la Fe y del Espíritu Santo.


“Así dice el Señor, tu Redentor, el Santo de Israel: Yo soy el Señor tu Dios, que te enseña para tu beneficio, que te conduce por el camino en que debes andar.” Isaías 48:17

Para poder alabar o glorificar a Dios sin presiones debemos primeror consideramos dignos hijos e hijas de su creación. , Consagramos nuestra vida a Él por el simple hecho de que de esa manera nos nace hacerlo y no podemos concebir nuestra vida alejados del Santísimo Padre, ya que así nos sentiríamos perdidos y sin rumbo alguno. El tiempo que podamos dedicarle a la oración será suficiente para introducir esa luz de esperanza y amor sanadora. Nuestro corazón lo agradecerá y el Señor estará presente día a día en nuestros pasos al andar.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Diciembre: El Mes del Milagro Universal

Perdiendo el Rumbo del Camino

El Nacimiento de Algo Especial