¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Reconstruyendo los Cimientos del Amor

Dentro de nuestro interior se encuentra el espacio necesario para amar. Aprende cómo cultivarlo en el siguiente artículo.

Publicidad


“No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre.” Juan 15:16

Nuestro templo interior debe ser iluminado por el Espíritu Santo para poder sanar y seguir adelante en el camino del Señor. La oración diaria nos guía hacia el Padre Celestial ya que tiene preparado un plan para cada uno de sus hijos y de sus hijas.

Vivir acorde a su voluntad, logrando superarnos diariamente será un claro objetivo de Fe para poder depositar la esperanza en nuestros corazones.

Publicidad


“Y al orar, no hablen sólo por hablar como hacen los gentiles, porque ellos se imaginan que serán escuchados por sus muchas palabras.” Mateo 6:7

Si muchas veces tenemos dudas sobre nuestro accionar o sobre futuras tomas de decisión, no debemos tener dudas: el Padre Celestial nos ayudará.  A través de la oración, Dios nos muestra opciones y maneras de acercarnos al Espíritu Santo.

Si logramos colocarnos en sintonía con su anhelo de bendiciones, entonces en condiciones de recibir la Gloria eterna del Salvador.

Publicidad


“Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.” Mateo 6:6

Orando, cultivando el diálogo espiritual con Dios, estaremos generando confianza en nuestro ser interior. Nos alcanzará la paz y el equilibrio emocional. Nuestros pensamientos y preocupaciones estarán en otro plano cuando podamos comprender la prioridad divina que posee El Señor.

Orando podemos sacarnos de encima todo aquello que nos transmita negatividad, dejando lugar para la iluminación del Espíritu Santo. De este modo lograremos generar cimientos para un futuro próspero de Fe.


“Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.” 1 Tesalonicenses 5:16-18

La oración nos ayudará a amar con seguridad, tomando decisiones sabias y protegidas por el Padre. Dios estará facilitándonos el modo de avanzar hacia el destino de Fe preparado para cada creación. 

Si tenemos una rutina de apertura emocional hacia Dios, entonces podremos ejercitar a nuestro corazón con dotes de respeto, de esperanza y de amor propio.

Esta fortaleza de tu ser interior será el escudo que te provee Dios para seguir adelante con tu día a día.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Renovando la Confianza del Amor

Mirando Hacia el Frente y con Esperanza

La Rutina de Superación Definitiva

El Descanso Universal