¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Seis Maneras de Planificar tu Día Alrededor del Señor

Vivir bajo las reglas que como hijos de Dios debemos cumplir, no necesariamente significa recogimiento constante y planes imposibles. Estos conceptos otorgan una visión diferente.

“Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor.” Efesios 3:16-17

Comienza agradeciendo Tan sólo mira a tu alrededor y verás todo aquello que te rodea, que no son sino bendiciones con las que el Señor te ha dotado a lo largo de tu vida. Agradécele entonces todo aquello que Él ha hecho por ti, en recompensa por tus sacrificios y todo lo que haces por el bienestar de tu prójimo.

Publicidad


“Nadie ha visto jamás a Dios, pero si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece entre nosotros, y entre nosotros su amor se ha manifestado plenamente.” 1 Juan 4:12

Encomiéndate a Él. Reconoce, de esta manera, que Él es artífice de todo lo que conocemos y que el camino que hemos tomado no es otra cosa que el reflejo de Su Santa voluntad. Con el cumplimiento de la misión que por Él nos fue otorgada, encomiéndate a Cristo para que no te falten las fuerzas para cumplirla y para que tu Fe permanezca fuerte.

Publicidad


“Si alguien afirma: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto.” 1 Juan 4:20

Encuentra refugio. Porque el camino que elegimos no es un camino fácil; porque la tentación acecha en cada esquina y las pruebas a las que somos sometidos son de una naturaleza difícil. Es por todo eso que debemos buscar refugio en el Señor, para de esa manera escuchar su palabra que sana, tranquilizar nuestros corazones y tomar su Santo consejo, el que nos dará fuerzas nuevamente para retomar nuestro camino.

Publicidad


“¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios! ¡Y lo somos! El mundo no nos conoce, precisamente porque no lo conoció a Él.” 1 Juan 3:1

Pide consejo. Muchas veces no necesitamos refugio en Cristo, sino solamente un sabio consejo que nos aclare la visión que por momentos nubla nuestro corazón. Es entonces donde la Palabra de Dios entra en acción y despeja las dudas que no nos permiten ver con claridad el camino a tomar, la decisión correcta, la palabra de Cristo a través de nuestros corazones.


“Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.” Romanos 8:38-39

Haz Su voluntad. Estoy seguro de que tú bien sabes cuál es la voluntad de Dios, o el famoso “¿qué haría Jesús en mi lugar?” Lo que ocurre es que muchas veces las tentaciones intentan desviarnos del camino y nublan nuestros corazones a la hora de tomar decisiones. Es por eso que en tales casos debemos confiar ciegamente apoyados en nuestra Fe y hacer la voluntad divina, que nunca estará equivocada.


“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó y envió a Su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados.” 1 Juan 4:10

Agradécele nuevamente. Al finalizar el día, agradécele nuevamente por todo lo que, gracias a Él, has logrado en el transcurso de esta nueva jornada. Recuerda que ser agradecido fortifica el vínculo con nuestro Padre de manera asombrosa.





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Hazme un instrumento de tu paz

Demostrando Nuestras Bondades

Liberándote del Pasado