¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Superando Etapas del Pasado

Si logramos enfocar en soltar las ataduras del pasado cultivando nuestro presente lograremos acercarnos a la senda del amor eterno. En el próximo artículo encontrarás un modo de conectarte con las personas especiales en tu vida.

Publicidad



“Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; pues vosotros en otro tiempo no erais pueblo, pero ahora sois el pueblo de Dios; no habíais recibido misericordia, pero ahora habéis recibido misericordia.” 1 Pedro 2:9-10

Mantenemos siempre en la memoria el recuerdo vivo de nuestros seres queridos, aquellos que nos ayudaron a transitar por el camino de la vida. Cuando nos acercamos al camino del Espíritu Santo, lo hacemos despojados de incertidumbre y culpas, enfocando nuestra fe y bondad.

Sin preocuparnos por pecados pasados, confiamos en la bondad de Dios, quien nos acogerá y guiará por el sendero del bien. Su plan divino nos prepara para acceder a las puertas del cielo y vivir en armonía eterna con el Espíritu Santo.

Publicidad


“¿No tenemos todos un mismo padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios? ¿Por qué nos portamos deslealmente unos contra otros, profanando el pacto de nuestros padres?” Malaquías 2:10

El camino no será sencillo, pero contamos con personas que nos guían en la fe: familiares, amigos, aquellos que nos muestran un modo diferente de vivir junto al Padre. Apegarnos a la hermandad cristiana nos confiere la responsabilidad de mantenernos en el sendero, orando y leyendo la Biblia, entregando lo más valioso de nosotros mismos al Espíritu Santo y nuestro Padre.

Cometemos pecados sin saberlo, alejándonos de Dios y su palabra. Desde la codicia hasta la envidia, proyectamos deseos que oscurecen la luz de Jesús, alejándonos de su gracia y divinidad. ¿Qué destino les espera a los alejados de la fe? La certeza de que sus acciones no serán recompensadas por nuestro Padre Celestial.

Publicidad


“Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones.” Pedro 2:2
No estamos solos en este camino. Familiares, amigos y personas especiales nos acompañan y enseñan a vivir la vida según la Fe Cristiana. Su ejemplo nos motiva a seguir los pasos de Jesús y su Padre.

Asumir la responsabilidad de comulgar con la hermandad Cristiana implica mantenernos en el camino de la Fe, orando y leyendo la Biblia. Debemos enfocar nuestro ser en Dios, dejando de lado el egoísmo y dedicándonos a su servicio.
Sin saberlo, podemos cometer pecados y desviarnos del camino correcto. La codicia, la envidia, los vicios y proyectar nuestros deseos en otros nublan la luz de Jesús y alejan su Gracia.


“Es cierto que al necio lo mata la ira, y al codicioso lo consume la envidia.” Job 5:2
No hay bien material que supere la satisfacción de estar en paz y sintonía con la fe, rodeados de seres queridos que nos acercan a nuestra espiritualidad.
Construir una moral cristiana, sin pensamientos ni acciones que transgredan los mandamientos divinos, nos ayuda a resistir las tentaciones y la maldad. En momentos de duda y oscuridad, la oración y la guía de nuestro Padre Celestial nos sostienen, permitiéndonos reflejar su amor.

Esta herencia y el camino de la Fe nos permiten sanar y reflejar el amor infinito que Dios y su hijo tienen para nosotros.
Honrar la memoria de nuestros seres queridos, cultivar la Fe y la bondad, y vivir una vida moral según los principios Cristianos nos conduce a la verdadera felicidad y a la vida eterna junto a Dios.
La Fe nos brinda la oportunidad de vivir una vida plena, llena de significado y propósito. Siguiendo los pasos de Jesús y su Padre, podemos alcanzar la verdadera felicidad y la vida eterna.



Versículo diario:


Artículos anteriores

Despejando La Incertidumbre de la Vida

El Sol Siempre Sale para Tí

Tomando la Oportunidad de Sanar

Herederos de la Paz