¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Junio: el Mes para Fortalecer el Corazón

Si tenemos un corazón que quiere ser sanado debemos fortalecerlo. Para ello podemos mejorar la manera de amar y ayudar al prójimo. Conoce el modo de hacerlo ahora en el siguiente artículo.

Publicidad

“Tú, cuando ores, entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará”. Mateo 6:6

Cuando queremos encontrar al Señor, debemos propiciar el diálogo directo con nuestro Padre por intermedio de la oración.

Es una instancia ideal para abrir nuestro corazón a Su Gracia. Él ya sabe lo que sentimos, lo que pensamos y por el momento que estamos pasando. Dios nos busca, nos espera y ama. No debemos desfallecer o dudar cuando no escuchamos Su voz. Es importante aceptar los Silencios del Eterno. Recordemos que Sus tiempos no son los nuestros. Por eso es necesario unirnos a Cristo con Fe verdadera y Humildad. Cuando nos sinceramos con El Señor, nos unimos a Él en la unidad del Amor.

Publicidad


"Cercano está Dios a todos los que lo llaman, a todos los que lo llamen con verdad". Salmos 145:18

¿Se han puesto a pensar en todo el tiempo que le dedicamos a pequeñas cosas que finalmente no nos retribuyen como deseábamos? En nuestro interior queda la sensación de haber estado utilizando el tiempo en vano. Es una gran oportunidad para cambiar esta conducta y priorizar ese tiempo para leer las Santas Escrituras. De esta forma recibiremos el alimento edificante de La Palabra de Dios.

Su Mensaje nos sanará, nos dará Paz de Espíritu y Equilibrio emocional. A su vez nos revitalizará en nuestro Compromiso y nos dará la fuerza para seguir afrontando los retos de la vida desde el Amor y el Don de Bien.

Publicidad


“Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo”. 1 Corintios 12:5-6

El Señor nos ha Bendecido con Dones que, a lo largo de nuestras existencias, debemos desarrollar y poner a Su Servicio. ¿Cuáles son estos Dones?

¿Cómo descubrimos cual es el nuestro? Los Dones otorgados por Dios, deben tener el propósito de ser provechosos y cubrir las necesidades de nuestros hermanos. Todos tenemos Talentos de diversa índole. Algunos los hemos podido desarrollar y otros no. Una buena forma de acercarnos a la Gloria del Señor es detectar nuestros Dones, comprender que son herramientas del Altísimo, crecer en ellos y compartirlos con el prójimo. 

A su vez, nosotros recibiremos Su Gracia por intermedio de las virtudes de otros. Es imprescindible tomar seriamente nuestros Talentos ya que es, precisamente, Él quien habla a través de ellos para llevar a cabo Su Obra de Amor y Salvación.


 “Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor”. Deuteronomio 6:4

Difundir La Palabra del Señor también es una forma efectiva de estar más cerca de Él. Esta tarea requiere de Paciencia y Perseverancia. Debemos hacer oídos sordos a las críticas y afrentas para mantener un Espíritu vital y activo.

Solo de esta manera el Mensaje del Eterno llegará a los confines del planeta. Podemos utilizar los medios que tengamos a disposición. En el mismo sentido, debemos dar el ejemplo como miembros del Pueblo de Dios, consagrando nuestra vida al Plan que El Señor ha diseñado para nosotros.

No es una Misión fácil y nadie dijo que lo seria. Por lo tanto no nos demos por vencidos y miremos al futuro con alegría y Fe. Nada debemos temer pues contamos con la Misericordia y la perfecta Guía de nuestro Padre Celestial.




Artículos anteriores

Dedicándole Tiempo a tu Destino

El Compromiso del Cambio

Un Ejemplo para Cada Momento de la Vida

Un Mapa de Ruta hacia tu Corazón